Cuestión de alma: el camino de Osasuna hasta la final de Copa