Haaland, el día de la bestia: ¿qué se esconde detrás de su ‘manita’?