El Valencia, en crisis de identidad y de resultados