Djokovic, los números del ‘GOAT’