NBA Patrocinio.
Economía

NBA: crece el patrocino, pero con nubes negras

Los ingresos por patrocinio de la NBA —incluyendo los de la propia Liga, los de sus equipos y los de sus instalaciones, pero no los procedentes de plataformas televisivas— ascendieron a cerca de 1.600 millones de euros en la pasada temporada, lo que supone un récord histórico y un incremento del 3,8% respecto de la temporada anterior.

De hecho, los ingresos por patrocinio del baloncesto profesional norteamericano no han dejado de crecer año a año, al menos desde 2009/2010. Ni siquiera la pandemia del covid-19 interrumpió esta constante línea de incremento. Más aún, en los trece años transcurridos desde aquella lejana temporada, se han triplicado. Además, la de 2022/2023 fue escenario de la firma de cinco nuevos grandes contratos: los de Sorare (videojuego basado criptomonedas) e Hisense (electrodomésticos y electrónica) con la propia NBA; y los de Motorola con los Bulls, el banco online Self con los Spurs y la empresa de software Kaseya con los Heat.

Buenas noticias, sin duda. Entre otras cosas, porque el importe conjunto de estos cinco acuerdos permitió compensar los 19 millones de euros anuales perdidos como consecuencia de la quiebra de la plataforma de intercambio de criptomonedas FTX acaecida en noviembre de 2022. Una crisis que se llevó por delante, por ejemplo, el naming del pabellón de los Heat y un contrato con los Warriors.

Amenazas en el horizonte

Lo que ocurre es que, aunque no son precisamente malas, las buenas noticias en materia de patrocinio para la NBA se acaban casi aquí. Ante todo, porque en la temporada 2022/2023 hubo un incremento, sí, pero fue el más bajo desde 2009/2010 y lejos del 10% alcanzado en 2021/2022

Por añadidura, los cinco nuevos contratos de cierta dimensión firmados en ella son cuatro veces menos que los 20 que la NBA logró suscribir en la temporada anterior.

Como consecuencia de ello, ha sido también la única temporada desde la de 2018/2019 en la que el baloncesto USA no ha conseguido incrementar el número de contratos de patrocinio. Y, si importantes son las marcas que se le han unido, también lo son las que la han abandonado: en la última temporada lo han hecho Mobil, Taco Bell, la empresa de servicios de salud Kaiser Permanente y la de sistemas de audio Beats, todas ellas con cinco años de patrocinio a sus espaldas.

Cambios en el mapa de patrocinios

Por otro lado, la estruendosa bancarrota de FTX ha modificado un
poco el mapa de patrocinio de la NBA por sectores. Las empresas tecnológica siguen en primer lugar, con más de 180 millones de euros en conjunto. Sin embargo, el segundo lugar que ocupaban las empresas de criptomonedas, con entre 95 y 140 millones de euros en total, es ahora para las telecos; y eso que el nuevo contrato con Sorare antes citado ha logrado que el descenso de este sector en el ranking no sea aún mayor.

Después, aparecen bancos, refrescos y las marcas de prendas deportivas. Y a continuación, con entre 75 y 95 millones por sector, los de cervezas seguros, automoción y apuestas.

En suma, que el baloncesto USA puede presumir aún de tener en empresas como Socios.com —la plataforma de entretenimiento basada en blockchain—, Coca Cola, Toyota, la teleco Verizon o la histórica Ford entre las marcas más comprometidas con sus clubes. Y con Nike, PepsiCo, Tissot, Rakuten, American Express, Google, AT&T, etc. entre las que patrocinan a la propia Liga.

Sin embargo, es también verdad por debajo de la continuidad de su línea de crecimiento, empiezan a detectarse algunas nubes en el horizonte.

Ir al contenido