Siniša Mihajlović
Fútbol internacional

Siniša Mihajlović, el hombre que burlaba barreras

El mundo del fútbol está de luto por el fallecimiento del exjugador y hasta hace pocos meses entrenador del Bolonia, Siniša Mihajlović. El serbio, de 53 años, ha muerto después de una larga lucha contra la leucemia. Dejó su huella en el fútbol por sus disparos de falta, sobre todo en Italia. Fue considerado uno de los grandes especialistas de este arte. Fuera del campo, sobresalía por sus polémicas opiniones políticas. La Guerra de los Balcanes le marcó de muy joven y forjó un carácter de eterno luchador. Imagen que ha dado hasta sus últimos días.

🪖 Entre Serbia y Croacia, con una guerra de por medio

Mihajlović nació el 20 de febrero de 1969 en Vukovar, una ciudad al este de Croacia que fue asediada por la guerra durante 87 días, entre agosto y noviembre de 1991. De madre croata y de padre serbio, empezó jugando en el Borovo, población en la que vivía con sus padres. Con 17 años, se fue a jugar al Vojvodina serbio, donde ganó la liga yugoslava en 1989. Luego se marchó al Estrella Roja de Belgrado.

Allí, desde la distancia, fue testigo de como milicianos serbios ocupaban Vukovar. En esos años en el Estrella Roja fue vinculado con personajes peligrosos del ecosistema serbio. Sin embargo, vivió uno de sus grandes éxitos deportivos, ya que en la temporada 1990/1991 ganó la Champions League ante el Olympique de Marsella. Un gol de falta suyo en las semifinales contra el Bayern les hizo llegar a la final.

🤌  En Italia se convirtió en letal con las faltas

En 1992 llegó a la Roma. Como jugador, ocupó posiciones defensivas, pero también se desempeñó como centrocampista. Su pie izquierdo se hizo famoso por los lanzamientos de falta. Siempre bien dirigidos y potentes, sus golpeos de libre directo le convirtieron en uno de los mejores especialistas en estas acciones. Sin embargo, en la Roma no pudo demostrar su potencial. Eso le hizo buscar una salida. Recaló en la Sampdoria para luego volver a Roma, pero para jugar en el otro club de la ciudad: la Lazio. Allí llegaría a marcar tres goles de falta directa en un mismo partido.

Siniša Mihajlović, con la camiseta del Inter, lucha un balón con un joven Zlatan Ibrahimovic, que jugaba en la Juventus (Getty Images)

Su último club fue el Inter de Milán, donde se retiró en 2006, después de ganar dos ligas italianas, una con el Lazio y una con el Inter, así como una Recopa, tres Supercopas de Italia y cuatro Copas italianas. Comparte, con 28, el récord de goles anotados de falta en Serie A junto a Andrea Pirlo. Para hacerse una idea de su especialidad. En total, en su carrera Mihajlović marcó 69 goles y repartió 55 asistencias en 455 partidos. Además, jugó 63 partidos con Yugoslavia y 4 con Serbia y Montenegro.

❤️‍🔥 Nunca abandonó su pasión por el fútbol

Tras su carrera como jugador, se pasó a los banquillos. Tras retirarse, se quedó como segundo entrenador en el Inter junto a Roberto Mancini. A finales de 2008 firmó como primer entrenador del Bolonia. A partir de aquí, también pasó por el Catania, Fiorentina, dirigió 22 partidos de Serbia entre 2012 y 2013, entrenó a la Sampdoria, Milan, Torino y Sporting CP y en 2019 volvió al Bolonia, el club donde hizo oficial que sufría leucemia en el 2019.

A pesar de que pudo volver a los banquillos tras una primera recuperación, su lucha contra esta enfermedad siempre le ha acompañado desde entonces. Situación que no le ha prohibido dirigir al equipo italiano. Compaginaba sus sesiones en los entrenamientos con sus visitas al hospital. Sin embargo, después de la última recaída, se ha despedido con 53 años. Descanse en paz.

Ir al contenido