Estampida en El Salvador provoca 12 muertos
Fútbol internacional

Suspendido el Alianza-FAS por una estampida que provoca 12 muertos

La tragedia se ha apoderado de este fin de semana en el fútbol de El Salvador. El partido de vuelta entre Alianza y el FAS de cuartos de final en los playoffs de la Liga Mayor de Fútbol del país de América Central ha terminado de la peor manera posible. Celebrándose en el Estadio Cuscatlán, con capacidad para 44000 espectadores y ubicado en la capital del país, ha tenido lugar una estampida que ha provocado 12 muertos y cientos de heridos. Y, por supuesto, la suspensión del encuentro indefinidamente.

🇸🇻  El gobierno de El Salvador anuncia una investigación

Nayib Bukele, presidente de El Salvador, ha anunciado en sus redes sociales que ha puesto en marcha una investigación para esclarecer lo sucedido. De momento, no se va a librar nadie del control gubernamental, metiendo incluso a la Federación de Fútbol en el saco de posibles culpables. No es para menos, ya que la tragedia ha conmocionado al país en uno de los puntos álgidos de la temporada. La expectación era máxima, pues Alianza (segundo de la liga regular) tenía que remontar un 0-1 ante su público.

Con el interés que despertaba el partido, era evidente que se iban a movilizar los aficionados. Pese a ello, el encuentro no llegó a comenzar. Los accesos fueron la condena de una docena de personas. «Únicamente había dos puertas abiertas en todo el recinto deportivo. La gente que estaba afuera quería entrar a la fuerza, todos nos cayeron encima», dijo uno de los afectados para el diario La Prensa Gráfica. La Policía Nacional Civil de El Salvador ordenó el cierre de puertas para evitar una catástrofe que se estaba fraguando, llegando a tomar medidas como el lanzamiento de gases lacrimógenos. Aunque hay aficionados presentes que así lo aseguran, el cuerpo de seguridad niega la mayor. Es más, dicen que la histeria colectiva fue provocada por el humo de los petardos, no por ellos.

🇮🇩  Se repite la historia de Indonesia

Pese a que fue una tragedia que se cobró la vida de muchas personas más, es inevitable recordar la estampida que hubo el año pasado en Indonesia. Fueron 120 los fallecidos, sucediéndose todo al final del encuentro por la invasión del campo de unos aficionados. El Arema FC perdió ante su gran rival, el Persebaya Surabaya, provocando que aumentase el nerviosismo en la grada que dio el pistoletazo de salida a uno de los mayores desastres vividos en el fútbol asiático. Ahora es El Salvador el que coge el fúnebre testigo de estas tragedias que, si bien son evitables, siempre acaban ocupando las primeras planas de los medios de todo el mundo.

Ir al contenido