Laurentiis, presidente del Napoles.
Economía

Fuerte repercusión internacional de las críticas del Presidente del Nápoles a un acuerdo con el fondo CVC

En Italia han tenido un eco estruendoso, por supuesto. Pero también han resonado muy fuerte en Argentina, Brasil, Colombia, Francia… y España.

En el caso de nuestro país, el asunto ha sido tan ruidoso que la propia prensa italiana lo ha destacado, no sin ironía. Varios de sus medios han coincidido en un mismo titular: “Laurentiis tiene un éxito arrollador en España con los muertos de hambre de la Serie A y el fondo de mierda”. Y lo han publicado así, poniendo las palabras del Presidente del Nápoles en nuestro propio idioma…

No es para menos, porque el fondo de “mierda” (tal es, en efecto, la palabra que emplea literalmente Aurelio de Laurentiis en sus recientes declaraciones) es… CVC Capital Partners. Sí, el mismo que firmó en 2021 un acuerdo con LaLiga española según el cual los 38 clubes que se adhirieron a él —no lo hicieron Real Madrid, Barcelona, Athletic Club y la U. D. Ibiza— recibirán 1.994 millones de euros, en cuarto plazos que finalizan en 2024, a cambio del 11% de sus ingresos por derechos televisivos durante 50 años.

Pues bien, en unas declaraciones hechas al programa Report del tercer canal de la televisión pública italiana, RAI3, Laurentiis confiesa que tuvo un papel notoriamente activo a la hora de conseguir que CVC y otros dos socios de este fondo (Advent y FSI) fracasaran en su intento de firmar un contrato de parecida naturaleza con la Liga Calcio, entidad semejante a LaLiga española. Se opusieron a la firma del contrato Juventus, Inter, Nápoles, Lazio, Atalanta, Fiorentina y Verona, por lo que la propuesta fue finalmente rechazada.

“¿Estáis locos?”

Hay que reconocer que el testimonio de Laurentiis difícilmente podría ser más claro o más expresivo. En una pieza de video extraída del reportaje de RAI3, que ha sido ampliamente viralizada por Twitter, se observa a un periodista de la cadena hablando por teléfono móvil con el Presidente del Nápoles. Estas son las palabras que pronuncia el dirigente del club italiano:

—“Usé al señor Agnelli” —Presidente de la Juventus— “porque me hacía falta que mandase a tomar por c… (sic) a los fondos, que eran una mierda (sic)” .

—“Todos esos muertos de hambre de la Liga estaban vendiendo los próximos siete u ocho años a un fondo por un trozo de pan”.

—“Entonces, les dije, ¿pero qué pasa? ¿estáis locos?… Usé a Agnelli porque, claramente, si entraban los fondos, no le permitirían hacer la Superliga… y Agnelli se lanzó contra los fondos.

La propuesta de los tres fondos antes citados —denominada Project Goal; en España, ha sido bautizada como Liga Impulso— estuvo cerca de ser aprobada a finales de 2020, pero se estrelló, como queda dicho, contra la oposición de 7 de los 20 clubes de la Serie A italiana.

El reportaje de RAI3 subraya que este incidente se encuentra enmarcado en la división que existe entre los miembros de la Lega Calcio —a la que describe como un “castillo de cristal” que está “más frágil que nunca”— acerca de la manera de salir de la delicada situación económica en la que esta se encuentra.

Dos operaciones con un inquietante parecido…

En conjunto, estos 20 clubes gastan al año 3.500 millones de euros y tienen una elevada deuda que, en 2021, ascendía ya a 4.500 millones. Sin embargo, la situación o el posicionamiento sobre cómo afrontar la cuestión varía notablemente de unos a otros.

Según recoge el reportaje de RAI3, los hay que proponen que se aplique una gestión “más cuidadosa” de los recursos de la Lega Calcio, mientras que otros preferirían “una masiva inyección de dinero a través de la ayuda del Estado o mediante la incorporación de un fondo al cual venderían los derechos televisivos de la Serie A, como ha ocurrido en Inglaterra o España”.

Laurenttis se halla claramente entre los primeros o, al menos, no forma parte en ningún caso de los segundos. Como ha señalado el Corriere del Mezzogiorno, el motivo de sus declaraciones y de la oposición que mostró en su día a la propuesta de los fondos es evidente: “como había hecho una gestión correcta y sin endeudamiento del club, y no tenía necesidad de liquidez inmediata, criticaba la idea de que los clubes pudieran perder el control de la Liga Calcio a cambio de la aportación de los fondos. Por consiguiente, era uno de los más firmes opositores a la operación Project Goal, que preveía la creación de una compañía de gestión de derechos televisivos y la cesión de un 10% de esta empresa a CVC, Advent y FSI por 1.700 millones de euros”…

Ir al contenido