Aficionado del Manchester United.
Economía

Un tercer ofertante para la compra del United quiere tirar abajo la estrategia de sus propietarios

Como no hay dos sin tres, ha aparecido un nuevo ofertante para la posible compra del Manchester United: el finlandés Thomas Zilliacus, fundador y presidente de la empresa de inversiones Mobile FutureWorks.

Sin embargo, lo importante en este caso no es que se haya sumado a la puja por el club, sino que quiere hacerlo dinamitando la estrategia que sus actuales propietarios, los Glazer, llevan aplicando desde el pasado mes de noviembre para subir el precio de venta.

Zilliacus dice haberles presentado una oferta individual, pero lo que de verdad propone es que los otros dos únicos ofertantes que de verdad han aparecido hasta el momento —el multimillonario inglés Sir Jim Ratcliffe y el jeque catarí Hassim bin Hamad al-Thani— y él mismo compren el club de manera conjunta y se conviertan en sus copropietarios.

El empresario finlandés argumenta que, de esta forma, evitarían una guerra de ofertas que subiera el precio de venta hasta los desorbitados 6.000 millones de libras que quieren los Glazer, comprarían el club por una cantidad mucho menor, y podrían destinar la diferencia entre esta cantidad y la que de verdad estarían dispuestos a pagar para reparar el desvencijado estadio de Old Trafford y hacer nuevas inversiones en beneficio del equipo.

Además, Zilliacus se muestra favorable a abrir las puertas de la propiedad del club a los seguidores que quieran invertir en él. «No quiero que los aficionados den mucho dinero. Sólo deseo que se sientan más parte del club y que tengan más voz en el proceso de toma de decisiones».

Una propuesta viable

Por supuesto, la pregunta inmediata es si resultaría viable administrar el club con un trío de propietarios. Y la respuesta de Zilliacus es la lógica en el mundo empresarial: en la mayor parte de las principales compañías mundiales, hay varios accionistas que se sientan en el Consejo de Administración y que toman decisiones conjuntas basadas en el diálogo y el acuerdo con un fin común (en este caso, devolver al Manchester a la situación que le exige su historia).

En efecto, parece cada vez más claro, en un sector como el del fútbol, que está adquiriendo una creciente complejidad financiera, la vieja y espontánea idea de que debe haber “un solo club y un solo propietario” es, eso, espontánea y vieja.

Zilliacus ha sido contundente a la hora de sostener su propuesta. «Una guerra de ofertas no favorece a nadie excepto a los Glazer”, da subrayado. “Me he puesto en contacto con el jeque Hassim y con Jim Ratcliffe para intentar unir fuerzas y estoy esperando su respuesta. Creo firmemente que de esta manera podríamos llegar a un acuerdo sobre un precio razonable, ya que 6.000 millones de libras es una cantidad demasiada alto. Así, los miles de millones adicionales que cada uno de nosotros habría gastado en una oferta única se podrían utilizar para invertir en el club”

En definitiva, sostiene que, «desde el punto de vista del club y de los aficionados, sería mucho mejor que tres propietarios, con un fuerte respaldo financiero, desarrollaran el club».

El nuevo ofertante reconoce que no tiene un patrimonio personal tan enorme como el de los otros dos postores, pero asegura puede hacerse con el dinero necesario para completar una adquisición en solitario o en triunvirato: “hay otros inversores que tienen más de 5.000 millones de libras y que están buscando nuevas oportunidades de inversión. No dudo de mi capacidad para conseguir el dinero necesario».

Ir al contenido