Premier
Fútbol internacional

¡Y ahora un linier de la Premier da un codazo a un jugador!

Aún estaban en el aire los ecos del rodillazo que el árbitro mexicano Fernando Hernández propinó al jugador Lucas Romero del Club León, durante el encuentro que enfrentó a este equipo con el América, cuando un linier de la Premier soltó un codazo a un jugador del Liverpool.

Ocurrió nada menos que en uno de los partidos clave para el desarrollo de la Liga inglesa: el Liverpool-Arsenal de este fin de semana, que terminó en empate a 2.

Al término del primer tiempo, mientras los jugadores y el equipo arbitral enfilaban el camino hacia los vestuarios, Andy Robertson, defensa del Liverpool e internacional por Escocia, se aproximó al linier, Constantine Hatzidakis, muy probablemente para expresarle su disconformidad con la resolución de alguna jugada… y este le dio un codazo muy evidente en la mandíbula. Como suena. Tan evidente, que lo recogieron con claridad las cámaras de televisión.

Inmediatamente, los Reds rodearon al árbitro, Paul Tierney, y al resto del equipo arbitral, mostrándose pasablemente furiosos, en especial Jordan Henderson, capitán del equipo. No obstante, las cosas no llegaron a mayores, entre otras cosas porque Mo Salah y Cody Gakpo se encargaron de meter a un indignado Robertson en el túnel de vestuarios.

Reacciones y algún precedente

El incidente fue tan obvio, que el Professional Game Match Officials Limited (PGMOL) —el organismo responsable del arbitraje en Inglaterra, creado en 2001 cuando los colegiados se convirtieron en profesionales— emitió un comunicado antes del final del partido señalando que “revisaremos el asunto en su totalidad una vez que el juego haya concluido” y explicando que «PGMOL está al tanto de un incidente que involucró al árbitro asistente Constantine Hatzidakis y al defensor del Liverpool Andrew Robertson en el medio tiempo del partido Liverpool-Arsenal en Anfield”. El colegiado, de momento, no arbitrará ningún duelo este fin de semana, a la espera de recibir una sanción mayor.

El entrenador del Liverpool, Jürgen Klopp, dijo que no había visto el incidente, pero que, “si ha sucedido, las imágenes lo dirán todo”. Y tanto lo dijeron, que Jamie Carragher, un ex jugador que desarrolló toda su carrera en el Liverpool y que actualmente es comentarista de Sky Sports, lo vio con claridad durante la transmisión del partido y tuiteó de inmediato: “¡El linier da un codazo a Robertson!”

En cualquier caso, no todas las reacciones han sido de solidaridad con el defensor escocés. Roy Keane, otro mítico ex jugador, en este caso particularmente del Manchester United, y reconvertido asimismo en comentarista deportivo, no se cortó al decir que Robertson no es más que “un niño grande” que debería “concentrarse más en cómo defiende”.

La práctica coincidencia en el tiempo de los incidentes protagonizados por Fernando Hernández y Constantine Hatzidakis han movido a tratar de encontrar precedentes de casos semejantes. Y, muy comprensiblemente, no hay muchos, la verdad.

Premier

Quizá el más sonado es el que se produjo hace ya años, el 14 de enero de 2018, durante un partido de la Ligue 1 entre el FC Nantes y el París Saint-Germain. En ese encuentro, el árbitro Tony Chapron trató de dar una patada al jugador del Nantes, Diego Carlos, que había zancadilleado involuntariamente al colegiado tras un choque fortuito. Amén de intentar golpearlo, Chapron no tuvo empacho en expulsar al jugador, enseñándole una segunda tarjeta amarilla que le mandó a la calle.

Chapron fue sancionado por la Federación Francesa de Fútbol con una suspensión por seis meses y decidió retirarse del arbitraje… para convertirse en comentarista deportivo.

Ir al contenido