Charlton Mundial Inglaterra
Fútbol internacional

El día en el que Sir Bobby Charlton fue mejor que Eusébio

Sir Bobby Charlton es alguien que tuvo la suerte (o la desgracia) de vivir dos veces. Su vida antes de aquel fatídico 6 de febrero de 1958 iba a ir por otros derroteros que lo que vino después. Fue de joven valor del Manchester United, escondido tras la alargada sombra de Duncan Edwards, a ser el mejor futbolista grande de la historia de su club y su país. La grandeza de su figura se ha ido erosionando poco a poco con el tiempo, aunque su nombre siempre acaba saliendo, ya sea por la triste noticia de su fallecimiento o porque el fútbol moderno ayudó a romper alguno de sus récords. Y, dentro su historia de superación, hubo una noche que le colocó entre los mejores. En 1966 y en un Wembley repleto, fue más grande que Eusébio.

Muere Bobby Charlton, mítico jugador inglés del Manchester United

📅 El dichoso 6 de febrero

Antes de llegar a aquel día del verano de 1966, toca retroceder seis años. Bobby Charlton. Matt Busby, el legendario entrenador del Manchester United, lideraba la expedición de vuelta a casa de su equipo. Venían de clasificarse a las semifinales de la Copa de Europa tras empatar ante el Estrella Roja de Belgrado. El vuelo de regreso saldría desde Múnich. Las condiciones eran complicadas, tal y como se podía esperar de la ciudad bávara a inicios de febrero. Había mucho viento y la pista estaba helada. Pese a intentarlo en varias ocasiones, el piloto decidió partir. Murieron 23 personas, entre los que estaban 8 jugadores del primer equipo y 3 trabajadores del club. Bobby Charlton, a sus 20 años, volvió a nacer tras el accidente. A cambio, aquel día no saldría de su cabeza.

Con el trágico final de los talentosos Busby Babes, todas las miradas apuntaron a la misma persona. Sin el genial Duncan Edwards, el futuro del United recaía sobre los hombros de Charlton. Él, mientras lidiaba con un estrés postraumático que le acabó provocando una prematura pérdida de pelo, aceptó el desafío. Si la culpa de haber sobrevivido iba a estar ahí, que por lo menos le inspirase a conseguir aquello que les tenía reservado el destino. Poco a poco, fue saliendo del bache. Dejó de ser un atacante para transformarse en lo que hoy sería un mediapunta. Dominaba el juego tanto como el accidente había dominado su vida. Tenía una deuda que cumplir.

Bobby Charlton

Charlton sobrevivió a aquel fatídico accidente en Múnich.

🔝​ Sir Alf Ramsey y su liderazgo en el 1966

Alf Ramsey, seleccionador inglés para el esperado mundial de 1966, siguió de cerca esa evolución de Bobby Charlton. Si era el líder de un Manchester United que resurgía de sus cenizas, debería serlo en una Inglaterra llena de estrellas. Entre tanto nombre mítico, el legendario jugador de los red devils era el cerebro. Se movía por donde quería, y hacía parecer que todo esto del fútbol era fácil. Su culmen llegó cuando se cruzaron en el camino de Eusébio en semifinales. Los lusos, guiados por la brillantez de uno de los mejores de siempre, eran una amenaza tremenda. O, al menos, lo eran para casi todos. A Charlton ya le asustaban pocas cosas.

Aquel día manejó el partido como quiso, desdibujando a la ‘Pantera Negra’. En un Wembley a rebosar, el inglés marcó los dos goles de los suyos. Pudo torcerse todo tras un penalti que cometió Jack Charlton (el hermano de Bobby), pero el destino no quería darle más problemas al líder de los Three Lions. Cuentan las malas lenguas que su exhibición le dio el Balón de Oro de aquel año. Sea como fuere, la final del Mundial de 1966 esperaba, aquella en la que los Busby Babes deberían haber hecho acto de presencia. Estarían allí, pero en espíritu. Bobby Charlton, como alma de aquel equipo, los personificaba. Para los que andan más despistados con la historia del fútbol, la historia tendría final feliz. Inglaterra ganó por 4-2 a Alemania Federal para alzar su primer y único Mundial.

Charlton

El segundo gol de Bobby Charlton fue una demostración de lo que era capaz: un rematador tremendo con ambas piernas y sin importar la distancia al arco.

​👑​ Bobby Charlton, el más grande que jugó para el Manchester United

El legado de Charlton no se quedó en aquel Mundial. Aún le quedaba trabajo por hacer para honrar a sus compañeros. Dos años más tarde, en 1968, levantó la primera Copa de Europa del Manchester United. Era también la primera de un club inglés. De los Busby Babes pasó a la Santísima Trinidad que formó junto a Denis Law y el icónico George Best. La estatua de los tres protegerá por siempre la entrada de Old Trafford. Bobby Charlton acabó su carrera como máximo goleador del Manchester United y de la Selección Inglesa. Sus números solamente quedaron eclipsados por el fútbol del siglo XXI.

Por ello, en el club como el Manchester United, siempre será el mejor. Él superó una tragedia para construir lo que es hoy el club más laureado de Inglaterra. La afición de Old Trafford valora más que nadie el fútbol de ataque, pues así los moldeó Bobby Charlton. No podía ser menos, pues consiguió domar a aquella legendaria Portugal de Eusébio. Su segunda vida arrastró el trauma de la primera, pero en ella logró todo lo que no pudo hacer en un principio. Aunque pasen los años y los jugadores con talento quieran su trono, no habrá nadie tan grande como él en Inglaterra. Descanse en Paz, Sir Bobby Charlton.

Ir al contenido