Szoboszlai Liverpool
Fútbol internacional

Dominik Szoboszlai, un especialista en manos de Klopp

Cuando parecía que el mercado del Liverpool iba a ser de un perfil bajo, habiendo pocos rumores sobre posibles incorporaciones, han vuelto a romper la banca con un fichaje que ha despertado mucho hype. Dominik Szoboszlai será el segundo jugador que llegará a Anfield tras Alexis Mac Allister, dando paso a ese necesario rejuvenecimiento del centro del campo que tanto necesitaba la plantilla. Lo hará previo pago de los 70 millones de euros que tenía de cláusula el húngaro en el RB Leipzig, reafirmando esa apuesta. Por ello, toca diseccionar un movimiento que, a priori, hace que el Liverpool suba un escalón y mire con esperanza hacia el futuro.

🔫  Szoboszlai, un francotirador nato

Dominik Szoboszlai tiene múltiples cualidades, pero ninguna le define mejor que su golpeo de balón. En un fútbol cada vez más mecánico, su forma de conectar con el esférico añade color a una paleta de colores marcada por el gris. Por ello, es un jugador que va a contracorriente dentro de un deporte en el que el tiro lejano está en peligro de extinción. Y es que, hace dos décadas, cuando los francotiradores estaban en auge, su valor se hubiese disparado. Es un futbolista que, como Gerrard por aquel entonces, abre defensas cerradas a cañonazos. O, en ocasiones, con la sutileza de un grácil toque con el interior desde la lejanía. Trazando un símil sobre la explosividad de su remate a larga distancia, podría ser una especie de Marco Asensio más involucrado en el juego de su equipo.

La estadística cambia radicalmente el fútbol tras el Mundial de Qatar

A partir de su entendimiento del golpeo ha evolucionado su juego, y no al revés. Lo tiene tan perfeccionado que es algo mecánico, pudiendo aprovecharlo en cualquier zona del campo. Esto, en clave Liverpool, es una bendición. Tener un jugador tan sumamente versátil puede quitarle varios dolores de cabeza a Jürgen Klopp. Puede jugar en ambas bandas, de interior en los dos perfiles y, si se tercia, intentar alinearle de delantero. Su planta (mide 1.86 metros) le permite hacer un poco de todo, siendo uno de esos gigantes con pies de mediapunta. Pese a ello, es difícil ver a Szoboszlai aventurarse a hacer la guerra por su cuenta. Tiene una pulida técnica a la hora de regatear, aunque está al servicio de su golpeo. Es de esos que, entre regatear o pasar, tiene claro que el camino más rápido hacia el gol es el que implica a su compañero.

 ⚙️  ¿Una especie de De Bruyne en el Liverpool?

Esa forma de ser mecánico e imaginativo al mismo tiempo es uno de los rasgos que más define a Kevin De Bruyne. Desde el interior derecho del Manchester City, el belga es un motor de juego interminable para los suyos. Por ganar, ha ganado hasta capacidad para ser determinante sin balón dentro del brillante sistema de presión que diseñó Guardiola. El movimiento de Szoboszlai en el Liverpool puede ir por ahí, tratando de hacer del especialista en el golpeo algo mucho más completo. Si Mac Allister partirá desde la izquierda, el húngaro lo haría desde el lado contrario, compartiendo posición con De Bruyne. Quizás un centro del campo con los dos interiores mencionados y Fabinho por detrás pueda sonar algo desequilibrado, es la consumación de los conceptos que está cogiendo Klopp de los del Etihad Stadium.

Szoboszlai Liverpool

Szoboszai tiene un golpeo de balón demoledor, siendo lo más característico de su juego.

No hay más que ver que su grandísimo final de temporada, ese que les hizo rozar una nueva clasificación a la Champions League, comenzó adoptando esa W-M que pusieron tan de moda Guardiola y Arteta. Dentro del centro del campo en caja, Trent Alexander Arnold adelanta su posición para formar un doble pivote, dejando a Mac Allister y Szoboszlai como mediapuntas.

En esa posición, así como sucedió con De Bruyne, el húngaro tiene un potencial destructivo altísimo. Muchos de los problemas del Liverpool venían de su incapacidad de atacar defensas cerradas, quedándose en nada ese centro del campo rocoso que tantos éxitos le dio a Klopp. Con la nueva formación los solventaron, aunque les faltaban las dos piezas del rompecabezas que llegaron en este mercado. El golpeo de Szoboszlai, entre líneas y en las inmediaciones del área, es sinónimo de goles.

🧩 La última pieza del recambio en el medio

Con Fabinho (y el prometedor Bajcetic aprendiendo de él), Mac Allister y Szoboszlai, el Liverpool completa su ansiada reestructuración del centro del campo. Ya la completó en su delantera, teniendo cinco opciones de muchísimo nivel para tres puestos. Está por ver qué pasa en la zaga, su zona más debilitada por la cantidad de lesiones y envejecimiento de sus futbolistas más importantes, eso sí. Pese a ello, es evidente que esta plantilla mejora enormemente lo que había en la pasada campaña. Es una declaración de intenciones por parte del Liverpool. Lo del año pasado fue un borrón, un pequeño bache que no se alargará en el tiempo.

Por ello, el fichaje de Szoboszlai es tan brillante. Serán 70 millones de libras por un jugador que aún no ha demostrado todo lo que tiene, pero ese tipo de especialistas son sobre los que edifica Jürgen Klopp. Queda la duda de si superará esos primeros meses complicados de adaptación, así como de su encaje en el sistema defensivo. Es, quizás, lo único que separa al Liverpool de crear otra gran superestrella bajo el mando del alemán. Puede ser, si todo va bien, una especie de De Bruyne a la scouse. Y eso, lejos de todo lo que se pueda decir, hace que merezca la pena el riesgo. Solo el tiempo definirá si Szoboszlai y su golpeo valdrán lo que paga el Liverpool.

Ir al contenido