Atletico Madrid v FC Barcelona - La Liga Santander
Primera división

El Barcelona más ‘cholista’ es más líder tras tumbar al Atlético

El Barcelona ganó sufriendo. Pese a hablar reiteradamente del estilo de toque, de la posesión y de jugar bonito como asunto troncal en clave azulgrana, el Barça salió del Metropolitano con un triunfo por 0-1 ante el Atlético basado en el arma más preciada de su rival: saber sufrir. Pese a dominar tramos del encuentro, los catalanes tuvieron que correr y apretar los dientes para sacar la victoria. La calidad de Pedri, Gavi y Dembélé fue suficiente. Atrás, Christensen, Araújo y Koundé rozaron la perfección.

El Atlético lo intento. No se le puede recriminar. Hasta 20 remates tuvo el conjunto del ‘Cholo’. Sin embargo, los rojiblancos entraron al partido tarde, ya con el marcador en contra. Llorente y Griezmann estuvieron incisivos; João Félix, gris. Al Barcelona le bastó con acertar en una para aprovechar el tropiezo del Real Madrid en el campo del Villarreal e irse a la Supercopa de España como líder de LaLiga, a tres puntos de los blancos.

😨 El Barça aprovechó el miedo del Atlético

Xavi Hernández tenía la baja de su máximo artillero, Robert Lewandowski. Esto propició un cambio de sistema para los culés, que acumularon hasta cuatro centrocampistas en el medio que dibujaron un cuadrado, con Ansu Fati y a Ousmane Dembélé arriba. El francés caído a la banda derecha tuvo el acompañamiento de Gavi, mientras que Koundé se quedó cerrando en la mayoría de ataques catalanes, casi como tercer central. Por la izquierda, Alejandro Balde cogió mucha altura y se asoció con Pedri, que partía como falso extremo por ese costado. Para completar el centro del campo, Sergio Busquets y Frenkie de Jong jugaron prácticamente en la misma altura.

Por su parte, el Atlético salió con un 1-5-3-2, con un bloque medio que intentó bloquear los espacios interiores. Otra vez un planteamiento demasiado defensivo del ‘Cholo’, podrían pensar algunos. En anteriores temporadas, el Atlético hizo un arte de esta disposición, pero, últimamente, no está teniendo buenas experiencias. Volvió a pecar el conjunto colchonero de nostálgico en un inicio que terminó teñido de colores blaugranas.

Pedri deshizo el planteamiento de los locales cómo y cuándo quiso con recepciones, giros, conducciones y pases sangrantes que obligaron a la zaga del Atlético a intervenir de manera milagrosa. El cuadrado del Barça fue indefendible para el Atlético, que se vio por detrás en el marcador cuando casi ni había entrado en él. Otra vez Pedri, con una arrancada magistral, dejó atrás a contrarios y encontró con un golpe de tobillo a Gavi dentro del área. El golden boy giró con su agresividad característica, llevándose por delante a Reinildo, y cedió a Dembélé, que esperaba solo en el lado opuesto y batió con su derecha a Jan Oblak. El Barça recogió lo que sembró y Atlético… también podría decirse que recogió lo que sembró.

⏰ El despertador rojiblanco sonó tarde

Tras el gol, el Atlético estuvo anestesiado unos minutos hasta que sonó el despertador. Lo hizo en forma de cabezazo de Giménez, que se marchó lamiendo el poste. A partir de ese momento se lo creyó el equipo colchonero. Marcos Llorente empezó a aparecer por la derecha y Griezmann encontró situaciones idóneas en la frontal para buscar el tiro o para filtrar pases. Faltó que acompañara João Félix, al que se vio incómodo, por momentos apático, puede que debido al planteamiento defensivo de Simeone. Quién sabe. Que no casan ni con cola suena innegable. El argentino y el portugués no se entienden y parece que no lo van a hacer nunca. Si en la primera mitad estuvo perdido, en el segundo tiempo a João le costó horrores entrar. Solo podía acabar como acabó: presenciando el final del duelo, con el Atleti vivo y empujando, desde el banquillo.

Quien sí estuvo atrevido fue Pablo Barrios en su primera titularidad en un partido grande con la camiseta rojiblanca. Y por las bandas, Nahuel Molina estuvo más presente que Carrasco, aunque el argentino, campeón del mundo, sigue sin soltarse por el carril derecho del Metropolitano. Con todo, el Atlético acumuló ocasiones, sobre todo en las botas de Griezmann y de Llorente. Reinildo también estuvo cerca del gol con un testarazo en el primer tiempo. Pero no era el día. Por poco, por mucho, por Ter Stegen o por lo que fuese. El Atlético no acertaba y el Barcelona se acercaba al liderato. Los de Xavi crecen… desde el sufrimiento.

👻  El espíritu cholista se alineó con los culés

Xavi creyó entender lo que necesitaba para ganar el partido. Puso músculo a su sala de máquinas con la entrada de Kessié para más tarde también dar entrada a Sergi Roberto y Marcos Alonso. Los únicos cambios ofensivos fueron Ferrán Torres y Raphinha. Así intentó el Barcelona controlar el tramo final del choque, y el arreón colchonero, sin descubrir sus espaldas. Un plan que resultó fructífero. Entre convertirse en un frontón y armar alguna contra, el Barça pudo sentenciar. Sin embargo, no lo hizo y eligió sufrir ante el último toque de corneta del Atlético, que también se llevó a los vestuarios antes de tiempo a Stefan Savić y Ferrán Torres por enredarse de manera tonta y caliente. Expulsados los dos.

Con diez jugadores cada equipo, los del ‘Cholo’ pudieron empatar. La tuvo Antoine Griezmann, exjugador del Barça, no se olviden. Y como hiciera el pasado miércoles en la Copa, Araújo salvó a los suyos bajo la línea de gol. El francés del Atlético se quedó con la miel en los labios. Tras el pitido final, celebraron los azulgranas en el césped del Metropolitano. No era para menos. Victoria sufrida vale por dos. Y más si te escapas en la clasificación. El Barça se va a tres del Real Madrid. Ahora toca ir a Arabia Saudí a jugar la Supercopa de España.

Ir al contenido