Leo Messi
Primera división

El día que el mundo descubrió a Leo Messi

La historia está llena de momentos icónicos y que perdurarán para toda la vida. Instantes provocados por decisiones o acciones que desencadenan una serie de sucesos que uno no sabe en ese momento a qué llevarán, pero que algunos acaban siendo memorables. Un 16 de noviembre de 2003 pasó algo estelar para el fútbol. Leo Messi debutaba con la camiseta del Barça. Con la cara de no haber roto un plato en su vida y con actitud de casi pedir perdón por salir al terreno de juego, saltó al campo, donde en pocos minutos demostró lo que ha sido: uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

👶🏻 Con 16 años y el 14 en la espalda

El Barça estaba en plena pretemporada y jugó un amistoso en Porto. Ya venía destacando un chico de la cantera que hacía auténticas diabluras con un balón pegado a su pierna izquierda. Frank Rijkaard, entrenador en aquella campaña, miró al banquillo y dio la señal. Messi iba a debutar. Corría el minuto 75 de partido y el argentino saltó al césped con esa equipación holgada y de color dorado sustituyendo a Fernando Navarro. Con el 14 en la espalda, Leo dio sus primeros pasos con el primer equipo blaugrana.

En ese equipo estaban jugadores como Rafa Márquez, Xavi, Luis Enrique, aunque por nombres, en general, no era un Barça muy mediático. Messi debutó con el marcador ya 2-0 a favor de los portugueses. En 15 minutos y partiendo desde la mediapunta del ataque, tocó pocos balones, pero ya se pudo ver que era un jugador distinto y con personalidad, siempre pidiendo el balón a sus compañeros.

⚽️ Lo que pasó después ya es historia del fútbol

Tras ese amistoso en Portugal, Messi comenzó a aparecer más habitualmente en las convocatorias del primer equipo y en la temporada 2004/2005 ya jugó siete partidos y marcó su primer gol de azulgrana. Fue ante el Albacete en el Camp Nou tras una genial asistencia de cuchara de Ronaldinho. Lo que vino después, fue la explosión de un chico nacido para jugar al fútbol. Con la camiseta del Barça dejó la friolera de 672 goles y 303 asistencias en 778 partidos. Números que son récord en Barcelona.

En sus años en el Camp Nou lo ganó prácticamente todo, destacando el binomio que hizo con Pep Guardiola como entrenador. Según el argentino, el entrenador que más le ha marcado. Con la Selección Argentina, destaca el oro logrado en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, la Copa América conquistada el año pasado en Brasil y el Mundial de Catar 2022. Ahora, en el Inter Miami, el de Rosario sigue siendo un jugador admirado por todo el planeta.

Ir al contenido