Primera división

Nicolas Jackson florece en la primavera ‘grogueta’

El último mes de Nicolas Jackson en Villarreal no lo pronosticaron ni la estadística avanzada, ni la inteligencia artificial. Entre octubre y finales de abril no sumó ninguna titularidad en liga, pero, desde que Quique Setién depositó su confianza en él, ha respondido con seis goles y dos asistencias en cinco encuentros. Y, lo que es más importante aún, ya da la sensación de ser un punta muy útil para el estilo del cántabro, cuando parecía que no estaban llamados a entenderse.

😳 No la vimos venir

Con Gerard Moreno, Yeremi Pino y un Samu Chukwueze que ha explotado de una vez por todas, Setién tuvo clarísimo su tridente titular desde el día 1. Sin embargo, las constantes lesiones del ex del Espanyol dejaron una puerta entreabierta para que otro atacante se sumase a la pugna. Lejos de ser Nicolas Jackson, el que dio un paso adelante fue José Luis Morales. Hasta Gio Lo Celso resultó la opción C para hacer de ‘9’ o de falsa referencia.

Nicolas Jackson Senegal Villarreal Setién

Nicolas Jackson fue convocado al Mundial con Senegal, aunque apenas jugó 17 minutos contra Países Bajos en su debut con la absoluta.

Mientras tanto, el joven senegalés vivía en el ostracismo. La afición del Villarreal se tiraba de los pelos por no haberle vendido finalmente al Southampton, cuando parecía que el ya descendido club inglés pagaría la cláusula de rescisión, de 30 millones de euros. Una cantidad que se presumía impagable ya, visto su nivel hasta mayo, pero que en cuestión de semanas ha pasado a ser, incluso, barata si es capaz de mantener este nivel. Volverá a tener varias novias el próximo verano.

🤐 ¿Quién dijo que era incompatible con Setién?

Lo más llamativo de Nicolas Jackson pareció en todo momento su arrancada y desmarque en profundidad. Había pocas dudas con su motor para dominar contextos verticales y de transición, pero muchas de si su futbol sería adaptable a escenarios más posicionales y pausados. Setién, desde que llegó para relevar a Unai Emery, dejó claro que quería un alto volumen de posesión, sin pretender a toda costa asentarse en campo contrario. Mejor, atraer la presión, para poder correr después. Eso sonaba mejor en clave Nico Jackson. Y, tras unos primeros partidos decepcionantes, el Villarreal se volvió más vertical y menos controlador. El senegalés sonreía, pese a contar poco.

Lo que no sabíamos era que, mientras tanto, los entrenamientos en Castellón estaban sembrando la semilla para florecer en el mes de mayo. Este Nicolás Jackson, que aún tiene margen de mejora, es evidente que ha crecido a pasos agigantados en sus descargas de espaldas. Incluso, de primeras. También llaman la atención sus primeros controles para quedársela y arrancar la transición.

Ya no es solo un rupturista, también un conductor muy útil y un activo importantísimo para presionar a pleno pulmón o para estirar al equipo y dar más tiempo y espacio a los trequartistas. Las cifras y su óptimo estado de confianza parecen difícilmente sostenibles, a diferencia de la integración de nuevas virtudes a su paleta de recursos.

🤔 ¿Y ahora qué será de Nicolas Jackson?

Más allá de su futuro, el final liguero va a poner en un buen aprieto a Quique Setién. Ya con Gerard Moreno de vuelta y el objetivo de entrar en Champions más vivo que nunca, la opción salomónica de repartir minutos para contentar a todos parece poco probable. No es el modus operandi del técnico del ‘Submarino Amarillo’, además.

El exentrenador del Betis o Barcelona se caracteriza por afianzar un once tipo, el más adecuado para el óptimo funcionamiento de su sistema, y no tanto por sentar a los futbolistas que vienen enchufados en función de sus rachas, confianza o momento anímico. Lo que sucede ahora es que vuelve, nada más y nada menos, Gerard Moreno, el jugador que más puede mejorar a sus compañeros y hacer que el Villarreal alcance una dimensión superior.

👬 ¿Es complementario con Gerard Moreno?

Sobre el papel, pueden coincidir sobre el césped, aunque la posición ideal de ambos en el 1-4-3-3 inamovible de Setién sea la misma. La punta del ataque. Por ahora, Gerard Moreno ya ha tenido minutos tirado a banda derecha, como en los tiempos que coincidió con Paco Alcácer de ‘9’. En todo caso, sentar a este Samu Chukwueze parece peor remedio que cualquier enfermedad. Y, situar a Gerard Moreno en banda izquierda, a pierna natural, tampoco suena factible. Tal vez le toque a Nicolas Jackson pasar al flanco zurdo. Lo que sabemos es que le ha puesto deberes a su entrenador.

Ir al contenido