Víctor Orta Sevilla
Primera división

¿Qué le puede ofrecer Víctor Orta al Sevilla?

A rey muerto, rey puesto. Monchi finaliza su segunda etapa al frente de la dirección deportiva del Sevilla para poner rumbo al ambicioso proyecto del Aston Villa, y en Nervión ya han pasado página. Víctor Orta asumirá el puesto del que fue su mentor tras un exitoso paso por Inglaterra, siendo el término medio entre la continuidad del proyecto anterior y un necesario soplo de aire fresco. Aunque su último año en el Leeds ha podido ser el único lunar de un expediente magnífico, hay pocas dudas de que el Sevilla ha escogido la opción más lógica que tenía a su alcance. Con una nueva Europa League en sus vitrinas y el ojo puesto en la siguiente, empieza la era de Orta en el Sánchez Pizjuán.

⚗️  El químico que dio el salto a los despachos

Víctor Orta es un hombre que siempre ha estado ligado al fútbol. Tanto es así que, pese a estudiar química en la universidad (le falta una asignatura para titular), el balón siempre era el protagonista de sus sueños. Radio MARCA contó con él para comentar los partidos del Mundial de 2002, sorprendiendo a propios y a extraños con su nivel. Aquel químico sabía demasiado de fútbol como para dejarle rodeado de microscopios y tubos de ensayo, así que el Valladolid decidió contar con sus servicios como director deportivo. De un laboratorio convencional saltó al laboratorio del fútbol, allí dónde se crean los fichajes. Esa primera experiencia le valió el salto a la secretaria técnica del Sevilla, pues Monchi había puesto los ojos en él. Antes de irse de Pucela, fichó a José Luis Mendilibar como último servicio. El vasco fue el héroe del ascenso, y ahora el destino los ha vuelto a unir a orillas del Guadalquivir.

Orta vivió, como segundo de Monchi, el inicio de la época dorada del Sevilla en Europa. En sus dos primeras temporadas llegaron las dos primeras Europa League, a cerrar algunos de los fichajes más importantes de aquellos años. Siempre ha mencionado que «Monchi se escribe con ‘M’ de mentor», aludiendo a lo que fueron aquellos años bajo la tutela del hoy director deportivo del Aston Villa. De él aprendió todo: la importancia de una buena red de scouting, la lealtad al equipo de trabajo y el fichar solo cuando haya varios informes que corroboren la calidad de un futbolista. Salió en 2013 rumbo al Zenit de San Petersburgo, pues el gigante ruso llamó a su puerta y era una oportunidad demasiado interesante como para dejarla ir.

Víctor Orta, tras su formación con Monchi, ha sumado varios éxitos en su carrera.

Víctor Orta, tras su formación con Monchi, ha sumado varios éxitos en su carrera.

En Rusia no le acabó de convencer lo que encontró. No tardó en volver a casa, convirtiéndose en el director deportivo del Elche para la temporada 2014/2015. Allí, en el Martínez Valero, formó un grupo de trabajo que le ha acompañado hasta hoy. Los resultados fueron excelsos, pues los franjiverdes acabaron 13º en Primera división con un papel tremendo de Jonathas, uno de los fichajes del equipo de Orta. Pese a ello, tuvo un final muy triste. Los ilicitanos sufrieron un descenso administrativo, dejando un regusto amargo a una temporada histórica. Lo positivo fue que, al menos, el Middlesbrough decidió contar con sus servicios. Así empezó su andadura por Inglaterra, consiguiendo un ascenso con el ‘Boro’ y dando más tarde el salto al Leeds United, su último club en Inglaterra.

🪞  El Leeds, un reflejo de lo que quiere Orta

Con el desembarco de Andrea Radrizzani en Leeds, la nueva directiva quería tener a alguien con las ideas claras sobre el rumbo que debía tomar el proyecto en lo deportivo. Ahí apareció Orta con su equipo. A lo largo de sus casi seis temporadas al frente de la dirección deportiva del club, el español consiguió definir y perfeccionar su estilo. Los éxitos están a la vista de todo el mundo: consiguió el ascenso del club 16 años después de su caída a los infiernos y quedarse a las puertas de entrar en competiciones europeas en su año de regreso a la élite. Y todo gracias a una convicción casi religiosa en la idea que quería plasmar junto a su equipo. No se convence a Marcelo Bielsa para entrenar en Championship con menos, vaya.

La enésima caída a los infiernos del Leeds United

Orta formó junto a ‘El Loco’ un tándem tremendo. Se ajustó a un presupuesto más reducido cuando estaban en la segunda división inglesa o a uno más grande por el ascenso, el español supo corresponder las sugerencias del rosarino. Bielsa pedía jugadores con virtudes muy específicas, algo que no era problema para el trabajo que ya tenía hecho el equipo. Antes de plantearse fichar a cualquier futbolista, se hace un extenso seguimiento en el que se valora por igual el big data y las sensaciones que transmite en el campo. Con ese doble check por delante, se empieza a hacer criba de los que cumplen los requisitos y están dentro de lo que se puede permitir el club. Dio resultado, encontrando jugadores como Ben White o Raphinha antes de que su precio fuese prohibitivo para el Leeds.

💭 ¿Qué consigue el Sevilla con Orta?

Es imposible que un fichaje, por muy cantado que esté, salga a la perfección por los mil factores que hay a su alrededor, pero el equipo de Orta siempre intenta dejar un porcentaje mínimo al destino. Su obsesión llega hasta el punto de que, a mediados de temporada, los scouts encargados de una zona en concreto cambian su puesto con otros para ver si el impacto de los jugadores monitorizados es el que aparenta. Dentro de su equipo existe una regla clara: no se ficha a nadie cuyos informes no estén encima de la mesa de Orta desde hace meses. Niegan todo el hype que pueda haber en el presente por su trabajo en el día a día. Y el fútbol es tan puñetero que, aun con todo, fallan. Al menos, si se da así, no se podrá negar todo el camino recorrido.

Víctor Orta afronta en Sevilla un gran reto profesional.

Víctor Orta afronta en Sevilla un gran reto profesional.

Monchi, sin ir más lejos, también dejó algún que otro fracaso sonado en ese apartado. Desde luego que no manchan, ni mucho menos, todos sus aciertos. Por esa fina línea se mueve Víctor Orta junto a los suyos, consciente de que el error se ensalza y el acierto no brilla tanto. Con ideas renovadas, no está lejos de lo que ha hecho Monchi por el Sevilla a lo largo de dos etapas. Él tiene claro que es fiel a los suyos y a lo que piensa, llegando a dimitir de su puesto en Leeds cuando la directiva quería destituir a Javi Gracia y dar entrada a Sam Allardyce. Es lo que le ha llevado a estar sentado en el despacho que ocupó su mentor, siguiendo sus pasos. Puede ser que no lleguen títulos y sus fichajes no se cuenten como aciertos porque el fútbol es así de caprichoso, pero no podrá dudar nadie de que hay un camino muy largo para llegar hasta ahí. Y es que su éxito, lejos de lo que se pueda imaginar, está en ese recorrido.

Ir al contenido