Luis de la Fuente
Selección

Cuatro de cada diez españoles quiere elegir al seleccionador nacional

Votamos a nuestros representantes políticos en las elecciones generales, a los políticos que se presentarán a las elecciones generales en las primarias de los partidos, a los delegados de clase, al presidente de nuestra comunidad de vecinos… Incluso se somete a la votación de los militantes de un partido si su organización debe o no suscribir una alianza con otros. ¿Por qué no votar al seleccionador nacional de fútbol?

Si se le ha pasado tal idea por la cabeza mientras contemplaba su café con leche en la barra del bar y le ha parecido una locura, no se inquiete: cuatro de cada diez aficionados presentes en el establecimiento opinan lo mismo que usted.

Los extremos, ¿casualidad o causalidad en la España de Luis de la Fuente?

Tal es el resultado de una encuesta realizada por la plataforma Statista entre los pasados meses de julio y agosto, e incluida en su European Football Benchmark 2023.

El 41% de los aficionados españoles de entre 16 y 80 años afirmaron en ella que el entrenador de nuestra selección debería ser elegido por ellos mismos. Y eso que Luis Enrique, el seleccionador nacional más voluntariamente controvertido de la era moderna —con permiso de Javier Clemente—, ya no estaba en el cargo…

En dos extremos del mundo

En todo caso, no somos el país más proclive a defender de esta postura. En China, por ejemplo, más de la mitad de los aficionados, concretamente un 55%, quiere elegir a su entrenador nacional.

Desde julio de 2022, lo es el serbio Sasha Jankovic, un exjugador del Estrella Roja y de un par de clubes franceses, retirado prematuramente por una lesión y con una larga experiencia como entrenador en Serbia y Bélgica. Primero fue nombrado de manera provisional y, a partir del pasado mes de febrero, de forma definitiva.

Es verdad que sus números no son impresionantes, pues ha ganado menos de la mitad de los partidos que ha dirigido. No obstante, cuenta en su haber con el único encuentro que China no ha perdido en suelo japonés, lo que se considera una hazaña nacional. Y, al fin y al cabo, entrena a un combinado que solo se ha clasificado una vez para un Mundial; y hace de eso más de veinte años, pues fue en el de Corea del Sur de 2002.

Un observador cínico podría pensar que, al fin y al cabo, es lógico que quieran votar a su entrenador los ciudadanos de un país en el que no se puede votar casi nada. Sin embargo, el argumento se viene más bien abajo cuando se comprueba que el segundo país con mayor porcentaje en favor del sufragio universal a entrenador nacional (un 43% de las respuestas totales) es… Estados Unidos.

Por añadidura, extraña tan alta cifra si se tiene en cuenta que el desempeño de su seleccionador, el exinternacional Gregg Berhalter, es muy presentable: desde que se hizo cargo del equipo en 2018, le ha hecho campeón de la Liga de Naciones 2019/2020 y de la Copa de Oro de la CONCACAF 2021; le clasificó para el reciente Mundial de Catar, y ha ganado dos de cada tres encuentros que ha dirigido.

Situaciones objetivamente diferentes

En el tercer lugar de la encuesta de Statista, figura España, como antes se ha señalado. Y no deja de llamar la atención que “nuestro” 41% sea bastante más elevado que los porcentajes de Inglaterra (36%), Italia (35%) o Alemania (30%).

Tres casos más bien dispares, por cierto: un entrenador con siete años en el cargo que jamás ha ganado un título, a pesar de dirigir al país que inventó el fútbol (el tan cuestionado como incombustible Gareth Southgate); uno que acaba de llegar hace poco más de tres meses después de una larga y reconocida trayectoria como entrenador de clubes (Luciano Spalletti); y otro que lleva aún menos tiempo, que sustituyó a Hans Flick tras la debacle de Alemania en Catar, prorrogada con un vergonzoso 1-4 ante Japón…, y cuyos inicios no invitan al entusiasmo, pues su tercer partido como seleccionador, celebrado ayer, fue una derrota en casa frente a Turquía por 2-3 (Julian Nagelsmann).

Es fácil que este panorama sea contemplado con particular satisfacción por el entrenador de la selección francesa, Didier Deschamps. Otro tipo que entra frecuentemente al trapo de los conflictos, pero que lleva más de veinte años como entrenador de los les bleus, aupado en un campeonato y un subcampeonato en sendos Mundiales (2018 y 2022), un campeonato de la Liga de las Naciones de la UEFA (2021) y un subcampeonato de Europa (2016). Solo un 26% de los aficionados franceses querrían someter su puesto a votación.

Claro, que es muy posible que a Luis de la Fuente le pasara hoy otro tanto. Si se hiciera ahora la encuesta, es más que probable que, tras conseguir una Liga de las Naciones y una arrolladora clasificación para la próxima Eurocopa en menos de un año, quienes desean someter a votación su cargo fueran bastantes menos de ese 41%…

Ir al contenido