Luis Rubiales rfef españa
Área jurídica

La Justicia respalda a la RFEF: Juan Rubiales filtró emails a la prensa

El Juzgado de lo Social número de 3 de Madrid ha dado la razón a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF): el despido de Juan Rubiales fue procedente. El que fuera jefe del gabinete de Luis Rubiales filtró información confidencial a los medios de comunicación.

El fallo, según informa el diario El Español, afirma que los actos de Juan Rubiales —tío de Luis Rubiales, presidente del máximo organismo del fútbol español— suponen “una pérdida de confianza, un abuso de confianza y una vulneración de sigilo profesional”.

La Juez constata en el escrito que Juan Rubiales actuó de forma irregular e ilícita, lo cual justifica su despido. El exjefe de gabinete de la RFEF “remitió hasta 20 correos electrónicos con capturas de conversaciones de WhatsApp con directivos” desde su cuenta profesional a su dirección de email personal. Posteriormente, estas informaciones aparecieron en diferentes publicaciones. El propio presidente de LaLiga, Javier Tebas, aseguró haberse reunido con Juan Rubiales.

En el fallo también se recoge que Juan Rubiales se reunió “con un individuo en un bar” y que “procedió a borrar todos los archivos” con el objetivo de ocultar el envío de estos emails fuera de la RFEF. En el juicio, que fue celebrado el 10 de noviembre de 2022, la Fiscalía ya respaldó al organismo de Luis Rubiales al considerar el despedido procedente, algo que ha ratificado este miércoles.

Otra batalla judicial ganada por la RFEF

Esta sentencia es una de las muchas que ha decantado a su favor el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que recientemente afirmó haber sufrido «doce meses de ataques personales graves y despiadados«. Sin ir más lejos, el año pasado sufrió el robo de su móvil personal, lo que derivó en que apareciesen conversaciones de índole privada en diversos medios de comunicación. Luis Rubiales, no obstante, ha salido reforzado de cada burdo intento de algunos por despojarle de su cargo.

Ir al contenido