Pepe Domingo Castaño
Cultura

«Sin Pepe Domingo no se entendería la publicidad en la radio deportiva tal como la conocemos»

«¡Hola, hola!»… Estas dos palabras, simples, concisas y directas, están asociadas para miles de españoles a una voz: la de Pepe Domingo Castaño. El periodista murió en la madrugada del 17 de septiembre de forma repentina. Presentador, locutor, cantante, escritor… el gallego estuvo toda su vida ligada a los medios de comunicación, aunque asentó su fama cuando empezó a trabajar en programas deportivos de radio.

Su forma de hacer publicidad en las ondas revolucionó el método establecido hasta entonces. Que si unos puros, que si pipas, jamón, podadoras, cromos… su inventiva era tan grande que era capaz de crear cuñas publicitarias de cualquier cosa. Pepe Domingo produjo un estilo de anunciar que se ha ido imitando hasta la actualidad. Un formato que se caracterizaba por su proximidad, dirección y dinamismo.

Fernando Marugán, profesor de publicidad en la Universidad CEU San Pablo, atiende a Legal Sport para hablarnos del fenómeno Pepe Domingo Castaño. Un referente en la radio española.

 

💫 Un talento genuino para comunicar

Pepe Domingo Castaño nació el 8 de octubre de 1942 en Lestrove (La Coruña). Sin embargo, creció en la localidad de Padrón. Cursó estudios de magisterio hasta que descubrió que la radio era su pasión. Empezó con 18 años en Radio Galicia. Se mudó a Madrid en 1966 y prosiguió su carrera periodista abrazando a la música, otra de sus grandes aficiones.

 

Presentó programas musicales en radio y televisión y grabó varios discos, algunos de los cuales llegaron a tener éxito. Ya en 1988 entró a formar parte de los equipos de Carrusel Deportivo y El Larguero en la Cadena SER y, en 2010, el grupo de deportes hizo el cambio a la COPE. Fue en esta última etapa radiofónica donde, curiosamente, llegó a más audiencia.

Su inquietud melómana, su voz y su forma cercana de ser crearon un cóctel que encandiló a miles de oyentes y que fue un cañón para que la publicidad diera un paso revolucionario dentro de las ondas. «Eso se tiene o no se tiene. Pepe sabía muy bien cómo llegar a la audiencia. La captaba, que es un poco lo que busca la publicidad. Pues él lo conseguía con su tono, su voz y la emoción que él daba. Mucha gente sintonizaba sus programas porque le gustaba la forma que tenía de explicar las cosas», reconoce Fernando Marugán.

😁 El creador de un formato revolucionario

Desde su aparición, el tornado Pepe Domingo Castaño fue creciendo inconmensurablemente. Nadie hacía lo que hacía él. Fernando reconoce que el periodista fue un «transformador de la publicidad en la radio». «Lo que se estilaba antes eran las cuñas publicitarias grabadas. Y con Pepe Domingo empezaron las menciones en directo radio. Un sistema en el que el anunciante presentaba su producto y daba dos o tres argumentos. A partir de aquí, él generaba la mención para meterla en directo. Algo que era mucho más efectivo y que integró la publicidad en las retransmisiones deportivas», comenta el profesor del CEU San Pablo.

Pepe Domingo

Pepe Domingo Castaño delante de un micrófono de radio.

Sin tener unos estudios desarrollados en publicidad, el gallego utilizó sus armas para llegar a la mayoría de su audiencia de una forma simpática y alegre. A nadie le molestaba que Pepe Domingo hablara de sus productos. Un secreto, según Marugán, que hace que sea «uno de los mejores publicitas españoles. En su campo, en el periodístico, ha sido el mejor, sin duda. Él lo reunía todo. Ponía la cara y la voz para hacer publicidad. Cuanto más conocido era, más impacto generaba en la publicidad».

😍 «¡Pepe, un purito!»: Un legado interminable

Con un timing preciso, emoción y uniendo a todos los miembros de la retransmisión, las publicidades de Pepe Domingo Castaño han sido un añadido al formato carrusel en la radio española. Incluso traspasaba su barrera de mencionador para participar en los debates que se generaban durante los partidos. «Su voz le daba mucha vitalidad a la publicidad. Lo hacía todo coral. Él contaba con su equipo y todos participaban de la retransmisión. Pepe Domingo entendió que la publicidad debía de tener el mismo peso y vida que una narración», subraya el docente.

Su trabajo fue haciendo mella y acabó cuajando. Tanto que «gracias a él la gente no entiende una retransmisión deportiva sin publicidad. Le daba tanta vida como al propio partido» reconoce Fernando. Para el profesor del CEU, la mención que hacía de los puritos de la marca Reig ha sido una de las mejores campañas del gallego: «Lo hacía tan bien que hasta daban ganas de fumarte uno. Aunque sabes que es malo. Le ponía emoción e interés a lo que estaba dando. La misma emoción que tiene el narrador para cantar un gol o explicar una jugada de peligro. Él tenía eso para la publicidad», recuerda Marugán.

Su forma de vender productos ha sido copiada por otros muchos y, hasta ahora, se sigue utilizando en los formatos radiofónicos de carrusel. Acabando la conversación con Fernando, le pregunto si considera que el estilo de Pepe Domingo Castaño puede ser estudiado e incorporado en los libros de docencia. El profesor no tiene dudas: «cuando se habla de publicidad asociada a los carruseles deportivos, él es el referente. Esa línea se tiene que estudiar». Este es y fue Pepe Domingo Castaño, una leyenda de la radio en España y que deja un hueco insustituible. Y este es nuestro humilde y pequeño recuerdo en Legal Sport.

Ir al contenido