Manchester United v Manchester City - Premier League - Old Trafford
Economía

Cerrado el plazo de recepción de ofertas para la compra del Manchester United… o no

Miércoles 22 de marzo, 22:00 horas continentales. Este es el último plazo fijado (hasta el momento) por los Glazer —la familia estadounidense propietaria del Manchester United—, a través del Raine Group —el banco de inversiones que les representa—, para recibir ofertas en firme de quienes quieran comprar el club inglés.

En efecto, conviene subrayar que es el plazo final… solo hasta el momento y mientras no se demuestre lo contrario. Y no solo porque la experiencia acumulada desde que los Glazer pusieron el club en venta, allá por el mes de noviembre del año pasado, haya sido una sucesión de idas, venidas, rumores, declaraciones, hipótesis y sospechas que aconsejan ser cautos… e, incluso, no descartar que la familia se eche a través y no venda el club…, sino porque hay otro motivo más, digamos, factual.

Y este no es otro que los plazos habituales que se han de cumplir para el desarrollo de este tipo de complejas operaciones financieras, más los que parece que va a añadir voluntariamente el tándem Glazer-Raine, pueden alargar el asunto ad calendas grecas.

Un ejemplo de esto último —lo voluntario— es que 24 horas antes del cierre de la recepción de ofertas, el Raine Group se descolgó advirtiendo de que podría posponer el anuncio del resultado hasta el viernes (cierre de la semana financiera en Nueva York); o, incluso, hasta el lunes que viene.

Y un ejemplo de lo primero —los plazo comunes— es que, por un lado, conviene tener en cuenta que lo que han presentado hasta ahora los ofertantes son las denominadas “ofertas no vinculantes” —o sea, que el ofertante podría volverse atrás si un examen detenido la de documentación financiera del club le aconsejara desistir de la operación—; y que, por otro, lo que Raine Group anunciará (cuando lo anuncie) es el denominado preferred bidder u ofertante preferido —o sea, que será el preferido, pero no necesariamente el que compre sí o sí el club—. Todo ello podría suponer más idas, venidas, rumores, declaraciones…

Y, sobre todo, podría suponer la posibilidad de que este “tiempo añadido” al partido —que, por su duración, bien podría ser del tipo de los que la FIFA indujo a aplicar en el Mundial de Catar— conduzca o esté siendo alargado con el fin de que quienes están pujando por la compra decidan subir sus ofertas.

Decidan subirlas… “más”, porque los dos principales ya las han subido poco antes del cierre del plazo. Estos dos principales ofertantes son el multimillonario británico Jim Ratcliffe, accionista mayoritario de una de las mayores empresas químicas del mundo —INEOS—, y el jeque Hassim bin Hamad al-Thani, quien, amén de ser el presidente del Banco Islámico de Catar, pertenece a la familia que gobierna el emirato (y a la que posee el Paris Saint-Germain, lo que podría complicarle las cosas por incompatibilidad, según las normas de la UEFA).

Aunque no hubo nunca confirmación pública de las cifras, se cuenta que ambos hicieron en su día ofertas situadas en el entorno de los 4.500 millones de libras (más de 5.000 millones de euros), cantidad superior al valor del club en la Bolsa de Nueva York (cerca de 3.800 millones de euros, al cambio), pero lejos, muy lejos, de los 6.800 millones de euros que aproximadamente quieren conseguir los Glazer.

Las propuestas iniciales de ambos ofertantes parecían ser más que generosas, sobre todo habida cuenta de cuál es la situación real del club (una deuda de casi 700 millones de euros, un estadio que empieza a caerse a trozos, unos resultados deportivos impropios de un equipo con su historia…). Sin embargo, como ya se sabe cómo son los millonarios caprichosos y los emires del Golfo, ambos han subido la apuesta hasta situarla en unos 5.700 millones de euros, si es que no en 6.000 millones, según sean quienes lo cuentan.

¿Quiere el lector algún dato más que mueve a la sospecha de que los Glazer-Raine están encantados con la posibilidad de marear (aún más) la perdiz? Pues lo tiene en el rumor esparcido por el banco de inversiones de que podría haber hasta 6 ofertas más sobre la mesa.

Una se conoce: es la de Elliott Management, un hedge fund. Pero es solo a medias: resulta que su intención no sería comprar directamente el club, sino financiar la operación a alguno de los ofertantes que sí desean comprarlo.

¿Y las otras cinco? Se les desconoce por el momento quienes están detrás, pero se apunta a que, en realidad, podrían ser del mismo tipo que Elliott Management: más financiadores de terceros que auténticos.

En todo caso, Raine Group, sea de farol o sea “con cartas”, hace como que alguna de esas ignotas ofertas pudiera hacerse realidad, con el fin de agitar más el árbol para ver si caen nueces. No es el único empujón que le están dando. También dicen que, en lugar de anunciar un preferred bidder, podrían abrir finalmente un proceso de subasta; o que los Glazer podrían hasta no vender y poner en marcha alguna opción alternativa…

Así pues, casi todo puede pasar, incluida la posibilidad que Raine Group anuncie un ganador en el momento en el que se escriben estas líneas…

Ir al contenido