Economía

¿Cuánto le ha costado la Champions League al Manchester City?

En el Etihad Stadium están de enhorabuena. Han pasado casi 15 años desde el desembarco de Abu Dhabi en el Manchester City, y por fin tienen su ansiada Champions League. Han sido muchos los tropiezos, las veces que les señalaron, pero no dejaron de ser insistentes hasta llegar a su objetivo. Dejando de lado el evidente sportwashing, no se puede negar el compromiso de la propiedad con el club. Por ello, tras cada fracaso, sacaron la billetera. Asumían que aún les faltaba para llegar a ganar la ‘Orejona’. Esto ha provocado que, a lo largo de década y media en el lado azul de Manchester, se hayan dilapidado millones de euros en fichajes. Ahora, con el objetivo cumplido, surge la pregunta: ¿Cuánto le ha costado la Champions League al Manchester City?

Rodri vale una Champions y el Manchester City gana el triplete

🇦🇪  Los inicios de Abu Dhabi en Manchester

El primer verano fue el de 2008. Llegó Robinho como fichaje más caro de la historia del club, desembolsando 43 millones al Real Madrid por él. Los siguientes por precio fueron Jô, Nigel de Jong y Craig Bellamy. Ninguno triunfó tanto como se esperaba. Es más, los que sí pasaron a la posteridad fueron Pablo Zabaleta y Vincent Kompany, costando entre los dos poco más de 17 millones de euros. Aquel mercado gastaron en Manchester entre ingresos y pérdidas en concepto de traspasos, la friolera de 130 millones de euros. Quedaron décimos en la Premier League, por lo que se avecinaba otro gran desembolso entre la temporada 2008/2009 y la 2009/2010.

Robinho fue el primer gran fichaje de la nueva propiedad del Manchester City.

Robinho fue el primer gran fichaje de la nueva propiedad del Manchester City.

Vendieron un poco mejor que el año anterior (recaudaron 29 millones de euros por los 23 del año pasado) y gastaron algo menos en fichajes (147 por 153 millones del pasado verano. Eso sí, en el Manchester City volvieron a superar la barrera de los 115 millones de euros de pérdida por segundo verano consecutivo. Llegó Carlos Tévez, robándoselo al Manchester United. Estuvieron más rápidos, pagando casi 30 kilos por él antes de que hiciesen lo propio sus vecinos con el West Ham. Era un golpe sobre la mesa, una demostración de músculo financiero que se repitió con el fichaje de Adebayor y Lescott a Arsenal y Everton, respectivamente. Aunque, mirándolo con retrospectiva, ningún fichaje salió bien, sí fue un indicio de lo que venía.

🏆 Mancini y los primeros éxitos

A finales de 2009 llegó Roberto Mancini a Manchester por el destituido Mark Hughes, consiguiendo levantar el vuelo del equipo y terminar quintos. Por tanto, el verano de 2010, tras el Mundial que ganó España, iba a venir cargado de fichajes para que el italiano pusiese la plantilla a su gusto. Y, como no podía ser de otra manera, fue un mercado récord para la compra y venta de jugadores. Vendieron futbolistas por un valor de 40 millones, consiguiendo encajar mejor las pérdidas de 183 millones de euros en compras. Hubo pérdidas por valor de 143 millones. Eso sí, no se puede decir que salieron mal traspasos como el de David Silva o Yaya Touré, dos de los cuatro hombres que definieron la columna vertebral del Manchester City en los años venideros. El premio para el fichaje más caro del verano se lo llevó Edin Dzeko, quedándose a seis millones de superar los 43 que pagaron por Robinho. Al brasileño, por cierto, lo vendieron ese mismo verano al Milan por la mitad de lo que pagaron dos años atrás.

Quedaron terceros, faltándoles un pequeño empujón más para ganar la Premier. Se habían clasificado para la Champions League, lo que daba un buen empujón para gastar ese verano. Aun así, Mancini prefirió hacer menos fichajes y que estos fuesen de más calidad. Aterrizaron Sergio Agüero por 40 millones de euros y Samir Nasri por 28. Entre la compra de jugadores con menos cartel y demás, gastaron 91 millones de euros y vendieron por 31 en ese mercado. Fueron 60 millones de pérdida, un récord por lo bajo para Abu Dhabi en Manchester. No les salió mal, pues ganaron la Premier League en el último suspiro con un gol del ‘Kun’ Agüero. Junto a la FA Cup que ganaron ese año, la nueva propiedad ya había estrenado las vitrinas.

Agüero comenzó su brillante carrera en Inglaterra ganando la Premier en el último suspiro.

Agüero comenzó su brillante carrera en Inglaterra ganando la Premier en el último suspiro.

Mancini estaba contento con su equipo y apenas se dieron fichajes importantes en verano. Es más, fue el verano que menos gasto supuso para la nueva propiedad. Solo gastaron, sumando compras y ventas, 17 millones de euros en 2012. Pese a ello, no les fue nada bien. Cayeron en fase de grupos de la Champions por segundo año consecutivo y no ganaron ningún título importante. El italiano acabó despedido antes de que pudiese buscar redimirse fichando de nuevo. Pellegrini llegó al lado azul de Manchester para planificar un verano que prometía ser costoso para el club. En aquel 2013, aprovechándose del conocimiento que tenía el chileno del mercado español, volvieron a superar la barrera de los 100 millones en pérdidas. Fernandinho fue el traspaso más caro, costando 40 millones de euros y ubicándose como uno de los fichajes más caros de la historia del club.

🤏  Tan cerca, tan lejos

Con Pellegrini, el Manchester City volvió a ganar la Premier League en la temporada 2013/2014 y consiguieron pasar de fase de grupos. No era el éxito europeo que querían los propietarios, pero sí era un paso adelante. Para apuntalar la defensa, ese mercado rompieron la hucha para fichar a Eliaquim Mangala. Fue el fichaje más caro de la historia del club, pagando 45 millones de euros por él. Ya sí que no quedaba nada de Robinho en Manchester. Dicho esto, el rendimiento del central francés también dejó que desear en el Etihad. En total, fueron 72 millones de euros en pérdidas antes de una nueva temporada decepcionante. Cuando tenían que dar un paso adelante, se amilanaban. La directiva estaba dispuesta a gastar como en sus primeros años.

Para el último año de Pellegrini se sacó la chequera a pasear. Kevin De Bruyne se convirtió en el fichaje más caro en el último día de mercado (78 millones de euros), y Raheem Sterling el segundo (63 millones). Otamendi, que llegó desde el Valencia, se ubicó como el cuarto más costoso. En total, en esa ventana del verano de 2015 hubo pérdidas por valor de 141 millones de euros y un gasto récord en fichajes de 208 millones. El Manchester City, igualmente, no funcionó en liga y se clasificaron por los pelos a Champions League. Al menos, Pellegrini se marchó consiguiendo el mejor resultado del equipo en Europa, llegando hasta semifinales. El Real Madrid, a la postre campeón, les eliminó con un solitario gol de Bale.

Pellegrini llevó al Manchester City hacia sus primeras semifinales de Champions League.

Pellegrini llevó al Manchester City hacia sus primeras semifinales de Champions League.

💫  Comienza la era Guardiola

La llegada de Pep Guardiola iba a suponer una revolución en el club y en la plantilla. Y eso cuesta mucho dinero. En su primer año hubo unas pérdidas récord de 180 millones de euros, con fichajes tan costosos como John Stones (55 millones) o Leroy Sané (otros 50). A su vez, llegaron jugadores interesantes como Gabriel Jesus, Zinchenko o Gundogan. Este último fue el que levantó la Champions en Turquía. Eso sí, clasificatoriamente fue decepcionante la temporada. Acabaron terceros en Premier, y eliminados en octavos por el Mónaco de Mbappé. Y, como era de esperar, esto solo era el preludio de otro verano marcado por el gasto.

En el verano de 2017 hubo pérdidas por valor de 226 millones de euros, destacando los más de 300 millones empleados en compras. Al menos también sumaron mucho por ventas, quedándose a las puertas de ingresar 100 millones de euros. Sea como fuere, los de Emiratos Árabes Uniddos ya se había gastado más de mil millones de euros en el Manchester City a lo largo de diez ventanas veraniegas. Llegaron Bernardo Silva, Ederson, Kyle Walker y Laporte en esa temporada, todos ellos importantes en la actualidad. No todas las inversiones salieron bien, ya que está el lunar de Benjamin Mendy. Llegó como el defensor más caro del mundo (fue antes del traspaso de Van Dijk al Liverpool) y ahora mismo está fuera del club, metido en un caso de agresión sexual. Ganaron la Premier ese año con solvencia, siendo el preludio a un mercado más relajado. Solo llegó Mahrez desde el Leicester, suponiendo unas pérdidas de 20 millones de euros.

Siguiendo una línea similar después de ganar su segunda Premier consecutiva, en 2019 llegaron dos jugadores importantes. Sería por un costo elevado, pero era lo que necesitaba el equipo. Rodri Hernández y Cancelo aterrizaron en Manchester durante un verano en el que en Abu Dhabi perdieron 95 millones de euros. El español, autor del gol en la final, fue el segundo fichaje más caro de la historia del club. Durante aquella temporada tuvo lugar la pandemia del COVID-19, perdiendo la Premier League ante el Liverpool y cayendo sorpresivamente ante el Olympique de Lyon en cuartos de final de la Champions League. Llegaban como claros favoritos y volvieron a caer en Europa. El problema ahora apuntaba a la defensa, y en verano se intuía un desembolso enorme para esa zona del campo.

Rúben Dias y Aké, titulares en la final de 2023, llegaron en el verano de 2020. Poco importó la crisis por la pandemia, registrándose unas pérdidas de 110 millones de euros. Volvieron a ganar la Premier, pero perdieron la Champions League ante el Chelsea. El Manchester City se volvía a quedar a las puertas de su ansiado título. Estaban en el camino correcto, pues solo faltaban ajustes para reinar en Europa. Ya dominaban Inglaterra con puño de hierro, así que todo iba enfocado a la Champions. Ficharon a Grealish por 117 millones de euros en 2021, récord del club. Cayeron ante el Madrid en semifinales, y se lanzaron al mercado a por Haaland. Era la última pieza que quedaba para ganar la Orejona, y finalmente lo consiguieron. Curiosamente, fue el únici año en el que registraron ganancias (unos 11 millones de euros de beneficio). Así, habiendo tocado metal, toca hacer cuentas de lo que ha costado la Champions. Sin contar salarios y mantenimiento, son 1449 millones de euros en pérdidas para el Manchester City. Nada mal. Entre tanto, han caído siete Premier Leagues y tienen una de las mejores plantillas jamás vistas. Habrá quién le parezca caro, pero es innegable que, quien la sigue (y tiene dinero), la consigue.

Ir al contenido