Miguel Almirón
Fútbol internacional

Miguel Almirón, el rayo que guía a las ‘urracas’

Cuando un futbolista está de dulce, se nota. Que intenta un caño, le sale. Que ve a un compañero solo, el balón le llega en perfectas condiciones. Que ve hueco para pegarle a la escuadra, golazo. Pues en ese mood se encuentra Miguel Almirón, un paraguayo de 28 años que está haciendo vibrar St James’ Park cada 15 días y a todo el fútbol inglés. Su ‘zurdita’ mágica es uno de los secretos del buen hacer del Newcastle esta temporada, que marcha en tercera posición en la Premier League por delante de transatlánticos como Liverpool, Chelsea, United o Tottenham. No es moco de pavo.

Eddie Howe, clave

En noviembre de 2021, el técnico inglés Eddie Howe se hizo cargo del Newcastle. Curiosamente de los pocos entrenadores ingleses que tiene la Premier, tan solo cuatro. Howe ha sabido jugar sus cartas y ha dado la vuelta a un club que el año pasado estaba en puestos de descenso en estas fechas. Con unos jugadores creyendo en lo que hacen y comprometidos, el Newcastle es el equipo de moda esta temporada, con el permiso del Arsenal de ‘nuestro’ Arteta.

Miguel Almirón puede actuar en todas las posiciones del centro del campo, aunque su lugar más cómodo es en el extremo. Pegadito a la línea. Puede jugar por las dos bandas, pero esta temporada está partiendo desde la derecha. Aprovechando que es zurdo, traza en su cabeza y en el terreno de juego buenas diagonales que generan el caos en las defensas rivales. Le gusta conducir el balón, pero también es un jugador inteligente, para saber cuándo la jugada necesita velocidad.

Además, esta campaña ha incorporado el gol a sus estadísticas. Lleva ocho en 15 partidos, seis de ellos en un mes de octubre para enmarcar. Nunca se le olvidará. A no ser que lo supere. Números que le llevaron a ser MVP de octubre. El broche de oro fue que también marcó el mejor gol del mes. Abusón. Almirón es el segundo paraguayo en ganar el reconocimiento de la Premier tras Roque Santa Cruz en 2007.

Howe solo tiene palabras de elogio para Miguel Almirón, que está supliendo de cine la baja de Alexander Isak, el fichaje más caro de la historia del club (70 millones de euros). Otro de los compañeros que están teniendo tirón este curso es Callum Wilson, que va a disputar su primer Mundial con Inglaterra.

Le rechazaban por flaco

La carrera de Almirón no ha sido la más ‘vistosa’. Su padre trabajaba casi de sol a sol como guardia de seguridad y su madre en un supermercado. Tenían que abastecer a sus 5 hijos. Al ser el más pequeño, Miguel tuvo que compartir cama con su madre varios años. El internacional paraguayo probó con 14 años en el Club Nacional de Uruguay, donde no acabó de triunfar. Su siguiente paso fue en el Club Cerro Porteño. Debutó con el primer equipo en 2012.

Con el Porteño ganó un clausura en 2013 y un apertura en 2015, lo que le valió su desembarco al Lanús argentino. Y el ‘pibe’ dejó buen recuerdo allí, ya que en un año consiguió levantar varios trofeos, entre ellos la Primera División Argentina

Del sueño americano al Fish and Chips

En 2017 fichó por el Atlanta United de la MLS, donde la siguió rompiendo. Tanto es así, que su camiseta fue la más vendida en Estados Unidos ese año por delante de la de Kaká o Pirlo. Casi nada. Participó en 43 goles en los 70 partidos que disputó en tierras americanas, con 22 tantos y 21 asistencias. Números que ayudaron al equipo americano a ganar un título de la MLS y que le abrieron las puertas a Europa. El Newcastle pagó 21 millones de libras en el mercado invernal de 2019 para hacerse con los servicios del atacante. Ya en la Premier, tuvo que cambiar que ponerse a tono. Lo más importante era ganar masa muscular y priorizar lo físico a lo táctico para adaptarse a una competición vertical y rápida como es la inglesa. 

Sus primeros pasos en las ‘urracas’ fueron como es él, de hacer poco ruido. Tardó 28 partidos en poder cantar su primer gol con el Newcastle, en la jornada 18 de la 19/20. Esa temporada acabó con cuatro goles, los mismos que hizo en la siguiente, mientras que el curso pasado solo anotó un tanto. En esta ya lleva 8, a uno de superar los registros de tres anteriores temporadas. Y solo ha jugado 15 partidos. En Newcastle ya es todo un ídolo. El pequeño Miguel Almirón se ha hecho grande en Inglaterra. 

 

Ir al contenido