bellingham musiala
Fútbol internacional

Musiala y Bellingham, ¿futuros paralelos en la élite?

Hace unos años se hizo viral una foto de Jude Bellingham y Jamal Musiala. Ambos, con los colores de la selección inglesa, cuando coincidieron en 2018. Pese a ser amigos, su semblante es serio. Se desconoce si se hizo antes o después de uno de los tres partidos en los que coincidieron, pero parece que no les fue bien. La imagen era un presagio de lo que estaba por venir. No pasó demasiado tiempo hasta que Musiala decidió dejar el Chelsea para irse a las inferiores del Bayern, así como que Bellingham marchó rumbo al Borussia Dortmund. Su amistad había pasado a ser una rivalidad que en 2023 tocó su punto álgido con la derrota de los del Signal Iduna Park en su carrera por el título. Uno lloró y el otro celebró. Ya no hay vuelta atrás.

Bellingham y Musiala compartieron vestuario en las inferiores de Inglaterra.

Bellingham y Musiala compartieron vestuario en las inferiores de Inglaterra.

 🟰  Las vidas paralelas de Bellingham y Musiala

Ese evento tan traumático para Bellingham no ha afectado a su relación con Musiala. Se sabe que se siguen llevando bien, pero es fácil perder el contacto cuando solo coinciden cuando visten camisetas enfrentadas. Musiala, que nació en Stuttgart, terminó decantándose por Alemania a la hora de jugar fútbol de selecciones absolutas. “Al final, solo hice caso al sentimiento que durante mucho tiempo me decía que era la decisión correcta jugar con Alemania, la tierra en la que nací. Aun así, no fue una decisión fácil para mí», confesó a The Athletic.

Ya no coincidiría más con su amigo Jude en el mismo vestuario, vaya. Esa batalla entre los germanos y los ingleses se tomó con cierta importancia de la FA, siendo conscientes de que estaban perdiendo un talento generacional. El canterano de Bayern, Chelsea y Southampton apuntaban maneras, siendo el mediapunta joven más prometedor del panorama. O, al menos, es el que tiene el pack completo para su posición. Es un generador de juego en tres cuartos nato, un 10 de los que ya no quedan y él ha conseguido versionar en 2023.

Bellingham y Musiala, durante un partido entre Bayern y Dortmund.

Bellingham y Musiala, durante un partido entre Bayern y Dortmund.

Bellingham, por su parte, es un todocampista. Puede jugar más adelante, pero su posición está en el interior. Si su excompañero mira más hacia delante, él tiene una visión más general del juego. Esto les hacía tremendamente complementarios, siendo dos perfiles destinados a dominar el juego de sus equipos, ya fuese por sí mismos o junto a su contraparte. Inglaterra no estuvo rápida, y dejó a Bellingham sin su socio Musiala. Esa separación fue novedosa, pues los jóvenes talentos británicos eran reacios a salir de las islas para terminar su formación.

Quizás ayudaron los orígenes del hoy jugador del Bayern, abriendo la puerta al resto. Ese hueco, como ya sabemos, lo aprovechó el Borussia Dortmund al fichar al inglés del Birmingham. Mientras uno abandonó la cantera de su club, el otro solo se fue por ayudar a las arcas del club de su vida. Una vez más, eran el yin y el yang.

💥  Bayern y Borussia, destinados a chocar

Como si sus clubes fuesen el reflejo de la historia de sus futbolistas, Bayern y Dortmund no pueden decir que tengan malas relaciones. No hay un odio mutuo ni nada similar, algo sorprendente viendo como funcionan estos choques en el resto del mundo. Es una rivalidad de caballeros, con tanto respeto como tensión. Bellingham llegó al Signal Iduna Park y fue titular prácticamente de inmediato, mientras que Musiala tuvo que ganarse su hueco en el primer equipo poco a poco. Su crecimiento y relevancia, eso sí, fue de la mano. Ambos son dos de esos jugadores por los que suspiran la mitad de directivas en Europa, los que pueden marcar el rumbo de un club en los años venideros.

Al jugar en la misma liga, el cruce entre los dos viejos amigos estaba asegurado. Y ahí, sintiéndolo por el bueno de Bellingham, el del Bayern ha estado intratable. De ocho veces que se enfrentaron, consiguió ganar en cinco ocasiones y empatar en las tres restantes. Es más, lo sucedido en el final de la Bundesliga de esta temporada no es la primera vez que le pasa al inglés. Los muniqueses ya le dejaron con la miel en los labios en otras dos ocasiones, perdiendo la final de Supercopa alemana en dos años consecutivos. Si se hace oficial el secreto a voces de su fichaje por el Madrid, parece que ese marcador permanecerá así mucho tiempo.

¿Quién será el próximo Bellingham del Borussia Dortmund?

🔜  Un futuro plagado de enfrentamientos

La marcha de Alemania de Bellingham no tiene por qué significar el final. Habrá menos enfrentamientos, pero quizás estos son de mayor nivel. Sabiendo la proyección europea que tienen Real Madrid y Bayern de Múnich, no sería extraño que se cruzasen en próximas ediciones de la Champions League. Posiblemente, cuando eso suceda, cambien la camiseta. Es un gesto de respeto entre dos viejos amigos, aunque es lo que menos les importa.

Ganar a su igual, ese que tuvo una carrera tan igual y diferente al mismo tiempo, es lo único que importa. Puede ser que el destino hiciese porque se alejasen, evitando un dúo difícilmente superable en cuanto a talento. Ese error en la Matrix es lo que ha salvado al resto de su dominio con puño de hierro. Al menos, al estar separados hay más opciones de disfrutar de su fútbol y presenciar una rivalidad que, si bien es amistosa, promete marcar época.

Ir al contenido