Spakenburg - Copa Países Bajos
Fútbol internacional

El Spakenburg, la obra divina de Dios

La Copa es la competición de las sorpresas por antonomasia. Ya contamos el cuento de hadas del Dervel escocés, que alcanzó los octavos de final tras eliminar al histórico Aberdeen, o el mérito de equipos modestos en la Copa del Rey española. Pero el relato que se lleva la palma esta temporada es el del Spakenburg neerlandés. Pongámonos en situación. Spakenburg es una pequeña localidad pesquera y panadera de la provincia de Utrecht, que cuenta con algo más de 20.000 habitantes.

Pues bien, el municipio cuenta con un club de fútbol, que toma el nombre de la localidad, y que se ha plantado en las semifinales de la Copa de Países Bajos siendo un equipo de tercera división. El Spakenburg está protagonizando una auténtica hazaña. Además de poner en jaque a algunos de los mejores clubes del país, esta entidad también podría modificar el horario de la final, prevista para el domingo 30 de abril. De llegar al partido para el título, podrían no disputarlo, ya que en los estatutos del club, con claros orígenes religiosos, reza que no pueden jugar los domingos… por ser el ‘Día del Señor’.

🤨 ¿Cómo ha llegado el Spakenburg a las semifinales de la Copa?

Este desconocido equipo nació en 1931 como Stormvogels y pronto pasó a llamarse Windvogels. En 1947 ya adoptó su nombre definitivo al fusionarse con un equipo de gimnasia local. El club siempre ha estado presente en las categorías amateurs del fútbol neerlandés, consiguiendo algunos títulos de liga no profesional. En la temporada 2010/2011 estuvieron cerca de subir a la segunda división del país. A principios de los años 70, estuvo de entrenador Joop van Basten, padre del legendario delantero holandés Marco van Basten.

En esta edición de la Copa, el equipo entró en competición en la ronda preliminar ganando al Door Ons Vrienden Opgericht por 0-1. Ya en primera ronda, batieron al TEC VV por 2-1 y avanzaron para también deshacerse del Groningen, equipo de primera división, por 2-3 en la siguiente fase. El Groningen es el club donde se formó Arjen Robben y donde recaló el uruguayo Luis Suárez en su primera experiencia en Europa.

Spakenburg - Copa Países Bajos

Duelo entre el Spakenburg y el Utrecht. (Getty Images)

En octavos de final, los del este de Países Bajos derrotaron en los penaltis al Katwijk, de la tercera división, y la locura llegó tras vencer por 1-4 al Ultrecht, al equipo más grande de la provincia y que compite en la máxima categoría. Para llegar a la final, el combinado neerlandés tendrá que eliminar al PSV Eindhoven de Luuk de Jong o Xavi Simons. El partido se jugará el próximo 4 de abril. El reto es mayúsculo… aunque van sobrados de fe.

🙏 Una cultura muy marcada por la religión

Spakenburg es conocida en el país por su tradición religiosa. Se calcula que 6 de cada 10 habitantes son practicantes y los domingos la ciudad se cierra para cumplir con el descanso dominical. Ese asueto aún se toma en serio en varios lugares de Países Bajos, sobre todo en los pueblos religiosos alrededor del Cinturón Bíblico. Los vecinos no taladran, ni pasan el aspirador, ni ponen música a volumen alto. Los comercios cierran.

Incluso en el ayuntamiento de la localidad está el partido político Unión Cristiana, que defiende valores conservadores como la negativa al aborto o la eutanasia. Sobre el terreno de juego, los representantes de la práctica religiosa es el equipo de fútbol, conocido como ‘De Blauwen’ (los azules).

Spakenburg

Pancarta de la afición del Spakenburg (Getty Images).

El club juega en el Sportpark De Westmaat, una instalación deportiva que se ampliará hasta las 8.000 localidades para recibir al PSV en las semifinales. Comparte recinto con el IJsselmeervogels, equipo de la misma ciudad y que también juega en la tercera división. En caso de llegar a la final, el Spakenburg ha pedido a la federación neerlandesa avanzar el partido al sábado 29 de abril a riesgo de no jugar si es el domingo 30.

Para el pueblo, es el acontecimiento de la década. El club sobrevive con la aportación de patrocinadores locales, aunque también tiene acuerdos con compañías con un carácter más internacional como Domino’s Pizza o Amstel. Pese a que sea un hecho histórico, tienen muy claro sus ideales y seguirán el «camino de Dios» para rechazar jugar un domingo, aunque se trate de un trofeo nacional.

Ir al contenido