Fútbol internacional

El título más amargo: los precedentes del Leicester City

El descenso del Leicester City ha pillado por sorpresa a todo el mundo. Después de su irregular campaña 2021-2022, se creyó que ese era el suelo competitivo de un equipo que vio cómo la pandemia acabó matando un proyecto que quería llegar a Champions League. Craso error. Las ventas se hicieron para tapar los huecos en las cuentas, dejando al equipo sin refuerzos de cara a lo que se venía. Al final, acabó pasando lo que era inimaginable hace siete años, cuando levantaron la Premier League más sorprendente de la historia. Ese descenso de lo más alto a lo más bajo es tan dramático que es difícil ver algo así, pero existen precedentes que asustan. Sin ser consuelo para los foxes, al menos saben que no están solos, formando un selecto club en el que nadie quiere estar.

¿Qué fue de los jugadores del Leicester City campeón?

🔴  El Liverpool de principios de siglo XX

Solo hay cuatro equipos que ascendieron, ganaron el título de liga en Inglaterra y descendieron en un plazo de 10 años. El primer nombre ilustre, ese en el que el Leicester seguramente quiera mirarse, es el Liverpool. Cierto es que pilla muy lejos, pues fueron los que inauguraron este club de títulos amargos hace más de un siglo. Eso sí, es justo decir que por aquel entonces era más común ver estos vaivenes que ha sufrido el Leicester. Eran los albores del fútbol de divisiones en Inglaterra, siendo a su vez los primeros años de la primera y segunda categoría. La liga era privada, entrando tras la votación del consejo de la Football League. Es más, el descenso de Second Division también se daba mediante la elección del consejo. Esto hacía que no necesariamente los mejores equipos estuviesen en lo más alto, habiendo mucho talento por descubrir en las categorías amateur. Por ello, una buena labor fichando jugadores desconocidos catapultaba al éxito a los clubes y hundía a otros por el camino.

A su vez, el Liverpool no era el gran club que es en la actualidad. Si lo del Leicester ha rozado el surrealismo, con los reds es algo que escapa de cualquier lógica mundana. Y es que, aunque parezca tarde, su grandeza llegó con los cimientos que puso Bill Shankly durante los años 60 y 70. No por nada hay una estatua suya en Anfield con la leyenda «He made people happy» (‘Él hizo feliz a la gente’). Mucho antes de que naciera el legendario entrenador escocés, el club se había formado por la escisión entre John Houlding y la directiva del Everton. Era 1982, y solo tardaron un año en entrar al circuito de la Football League. Ascendieron tres temporadas más tarde, ganando el título de First Division en 1901. Su descenso se consumó en 1904, cayendo al segundo escalón del fútbol inglés. No tardaron mucho en volver, ganando de nuevo la liga en 1906 e iniciando una sequía de títulos hasta 1922. Dentro de los campeones, eran un equipo más. Sea como fuere, al Leicester no le importaría repetir la hazaña.

Bill Shankly fue quien hizo grande al Liverpool.

Bill Shankly fue quien hizo grande al Liverpool.

🔵  El Ipswich Town de Alf Ramsey

Más que un caso en el que debería fijarse el Leicester de cara a años venideros, el ascenso y caída del Ipswich Town recuerdan más a lo que les ha pasado a los foxes. Con Alf Ramsey empezaron desde abajo, en el equivalente a tercera división. Poco a poco, fueron aumentando sus prestaciones y llegaron a Second Division. A partir de ahí, los plazos hacia el estrellato se acortaron: ascendieron en 1961 y ganaron el título en su primera temporada en First Division. Fue, por así decirlo, el Leicester de los años 60 por ese inesperado éxito entre gigantes. Aunque, quizás, donde más se parece es en el cómo termina el proyecto.

El push and run de su Ipswich no pasó desapercibido para la Football Association, que lo contrató para ser el seleccionador inglés para la Copa del Mundo en 1966. Prometió que ganarían ese Mundial del que eran anfitriones, y así acabó poniendo la única estrella que tienen los ‘Three lions‘ en el pecho. Su elección llegó en los primeros compases de la temporada 1962-1963, permitiéndole la FA seguir trabajando con los blues hasta final de temporada. Jugaron Copa de Europa, firmando una victoria por 14-1 ante el Floriana de Malta. Cayeron eliminados en octavos ante el Milan y eludieron el descenso en First Division. Si ya les había costado subsistir con Ramsey a tiempo parcial, la debacle estaba al caer con su adiós. Un año más tarde, en 1964, descendieron. Algo similar pasó con Ranieri en el Leicester, siendo el hombre que le daba sentido al proyecto desde el banquillo. Eso sí, no se fueron a Championship con su salida, sino que tardaron más.

Alf Ramsey (derecha) posa con los campeones del mundo en 1966.

Alf Ramsey (derecha) posa con los campeones del mundo en 1966.

🌹 El Blackburn Rovers de Jack Walter, el otro Leicester

Antes del Leicester, el último club en entrar en la lista fue el Blackburn Rovers de los años 90. Los rovers son un equipo histórico del fútbol inglés (son uno de los tres equipos que fundaron tanto la Football League como la Premier League), así como uno que influenció a muchos otros en sus inicios. Pese a ello, no pasaban por su mejor momento hasta que llegó Jack Walter. El empresario inglés se hizo con el club y comenzó a invertir para llevarlos a lo más alto. Consiguieron el ascenso en 1991 y ficharon a Alan Shearer en 1992, el jugador inglés más prometedor del momento. Fue una sorpresa enorme, pues el Manchester United de Sir Alex Ferguson había estado peleando por conseguir su fichaje. Era una demostración de las intenciones de ‘The Rose‘, pues su ambición ya se reflejaba en hechos.

En 1995 ganaron la Premier League por delante, precisamente, de los mancunianos. Alan Shearer consiguió marcar 34 goles, poniendo el récord de anotación en una temporada hasta que llegó Haaland. Como con el Leicester, un atacante inglés fue el que protagonizó el triunfo. Su asociación con Chris Sutton (‘The SAS‘ para los aficionados en Ewood Park) le dio el primer título de liga al Blackburn Rovers en 81 años. Pese a ello, ese éxito era insostenible. Todo giraba alrededor del prolífico delantero centro, y ya estaban empezando a llegar las ofertas. De nuevo apareció el Manchester United, pero Shearer se fue al Newcastle, su equipo de toda la vida, en 1996. Jack Walter trató de torpedear la operación del máximo goleador de la recién disputada Eurocopa, ofreciéndole al atacante ser entrenador-jugador del equipo a sus 25 años. Visto que no funcionó, vetó a los red devils y sí accedió a traspasarle a los magpies, provocando un nuevo enfado de Ferguson. «Tengo la sensación de que el fichaje no se ha dado porque Jack Walter simplemente odia al United«, confesó el legendario entrenador escocés.

Como sucedió con el Leicester, un delantero inglés capitaneó a los suyos hacia el título.

Como sucedió con el Leicester, un delantero inglés capitaneó a los suyos hacia el título.

Luego, como ya es habitual en esta lista, descendieron poco después de la salida de Shearer. En 1999 jugaban en la segunda categoría, y en el 2000 falleció Jack Walter, poniendo el punto final a una década gloriosa que tuvo final amargo en Ewood Park. Algo así, grosso modo, es lo que vivió el Leicester City: con la inversión de un magnate, llegó el primer título en mucho tiempo con un prolífico delantero inglés al frente y terminó todo con el descenso y el fallecimiento del presidente. No consuela, ni mucho menos, a la afición por el descenso, pero no está mal ver que no son los únicos. Con mayor o menor éxito, todos los de la lista han seguido su camino. El descenso del Leicester, tan inesperado, invita a pensar que es un bache. No ha pasado nada que no se solucione pasando por el taller. Caer es duro, peor es no levantarse, que diría aquel. Ahora toca asimilar la realidad y afrontarla, soñando con repetir lo que ya consiguieron en 2016.

Ir al contenido