modric croacia
Mundial Catar 2022

Modrić no es suficiente para Croacia

Si la vida de los futboleros es eso que pasa entre Mundial y Mundial, este Croacia 0-0 Marruecos, que no pasará a la historia por su vistosidad, se puede resumir con lo que ha sucedido entre cada intervención de Modrić y Ambrabat. Un partido decepcionante, sin apenas ocasiones y bastante anarquía en la pizarra ofensiva de ambas selecciones.

🇭🇷 Croacia, excesivamente dependiente de Modrić

A pesar de vestir la elástica ajedrezada, lo de Croacia hoy fue más bien un tres en ralla. Un juego más simple, donde Luka ocupaba la casilla central del tablero y, por ende, la mayoría de combinaciones demandaban su presencia. Las posesiones solo prosperaban cuando el «10» entraba en contacto con la pelota, terminando por completar semejante mapa de calor, con hasta 107 toques. Asociación corta, alguna salida en conducción, cambios de orientación, un disparo de media distancia y un par centros a balón parado que fueron, prácticamente, todo lo que amenazó la selección balcánica en todo el encuentro. En cualquier caso, tratándose de Modrić, no fue tampoco un partido memorable.

Sin balón, además, Luka estuvo realmente implicado y lució esa movilidad, olfato táctico y técnica defensiva para recuperar balones a mansalva. Si bien Croacia no dejó un gran sabor de boca a la hora de proponer, con piezas como las de Kovačić o Vlašić –tuvo la más clara en un remate de primeras dentro del área pasando muy desapercibidas, sí fue un partido sólido de sus centrales. De Lovren y de un Gvardiol que, además, filtró buenos balones en salida, como de costumbre. Lovro Majer, Pašalić, Livaja o Mislav Oršić cambiaron poco entrando desde el banquillo.


Modríć se convirtió hoy en el futbolista más veterano de Croacia en jugar un partido mundialista, a sus 37 años y 75 días. Dato: Opta.


🇲🇦 Marruecos más pragmática y precipitada que de costumbre

La llegada de Regragui hace apenas un par de meses, sin apenas tiempo para hacer suya la selección, trajo consigo el retorno de Ziyech y de un Mazraoui que actuó en el lateral izquierdo –con Hakimi en la derecha– y terminó marchándose lesionado a la hora de encuentro. Más calidad, pero menos mecanismos. Porque la Marruecos de Halilhodžić, ex seleccionador, venía siendo más protagonista con la pelota de lo que hoy mostró. Funcionando, especialmente, a través del buen pie de sus trequartistas. Eso sí, futbolistas muy de inspiración estos, que hoy no tuvieron un día lúcido.

Quien sí lució fue Amrabat, prolongando su buen momento como líder en la medular de la Fiorentina. Por su intensidad defensiva para completar coberturas y ganar duelos, pero también desde su poco conformismo asociativo, generando valor añadido y verticalizando ataques. Abde, que debutó con Marruecos este 23 de septiembre, ingresó al minuto 75 para encarar en un par de ocasiones que tampoco fructiferaron. Fue un inesperado empate a poco, dentro de un presumiblemente igualado Grupo F.

Ir al contenido