Deschamps
Mundial Catar 2022

Deschamps se queda sin el método MBA+Nk

De Rusia 2018 a esta parte, la Francia de Didier Deschamps ha ido perdiendo credenciales como para ser la gran candidata a levantar la Copa del Mundo en Catar. No por un tema de calidad en plantilla o de perfiles, donde tiene un menú a la carta con legumbres, pasta, verdura, carnes, pescados, ensaladas, pan y hasta postre… copa y puro incluidos. Pero no tiene bebida a elegir, solo agua. Y alguna vez todos hemos corrido el riesgo de añusgarnos comiendo un manjar que nos ha sabido a manjar, al fin y al cabo, pero con agua. Mejorable, tal vez, con un refresco, cerveza o vino. Eso ya es cosa de cada uno. Deschamps tiene de todo, menos centrocampistas que cambien partidos o condicionen rivales. Y teniendo en cuenta que el seleccionador es un comensal con problemas para salivar, esto puede ser un problema.

😕 Las grandes limitaciones de Francia

Las bajas por lesión de Pogba o Kanté, así como la no convocatoria de Caqueret (OL) o Boubacar Kamará (Aston Villa), le pueden restar posibilidades y adaptabilidad a ciertos contextos. Para enfrentarse a bloques altos que le presionen o a repliegues intensivos, sobre todo. Para lo primero, con Veretout, Guendouzi, Tchouameni o Rabiot —que viene siendo un agua mejorada, sin ese sabor embotellado tan artificial que ha tenido muchas veces—, no cuenta el control orientado y giro que sea capaz de girar al adversario.

Para lo segundo, adolece de fantasía pasadora en el último tercio. Sí tiene conductores agresivos e, incluso, algún centrocampista para filtrar balones, destacando un Youssouf Fofana que se postula como nombre a seguir, pero es una lista con centrocampistas demasiado parecidos entre sí. Si reciben de espaldas, se verán sus limitaciones. Camavinga, tal vez, pueda ser el agua con gas; una bebida con posibilidades, pero algo indefinida aún.

En todo caso, cabe destacar que esta problemática ha sido endémica para Francia. Porque las mencionadas ausencias de Kanté o Pogba, que eran los titulares en Rusia 2018 junto a un Matuidi multiusos para la banda izquierda (1-4-2-3-1) o el centro del campo (1-4-3-3), no eran un Gran Reserva que maridase con todo. Pero tampoco eran agua.

💡 ¿Cómo paliar sus limitaciones?

La solución a esto, parte de dos vertientes. La primera de ellas, táctica: ganando imprevisibilidad dado que viene alternando línea de tres centrales con línea de tres, unido a una convocatoria de seis centrales, con los comodines de Lucas Hernández para el lateral izquierdo o Jules Koundé en el flanco diestro. Puede, incluso, alternar dibujos en función de si ataca o defiende, lo cual está muy de moda en el fútbol europeo.

La convocatoria no daba muchas pistas, pero Deschamps sí respondió a las preguntas que le hicieron después de recitar la lista, dejando caer que su idea era volver a la línea de cuatro tradicional en su elenco galo. Eso explicaría además la ausencia de Jonathan Clauss, que es carrilero diestro de profesión; guardándose la baza de un Kingsley Coman que va, a priori, como delantero, pero que sabe lo que es jugar de carrilero con Francia. No cuadra tanto la ausencia de Ferland Mendy, que es mucho más lateral, aunque no pase por su mejor momento en el Real Madrid. Por tanto, creyendo en la palabra de Didier, se puede deducir que al doble pivote inamovible que usa, más allá de desconocer los nombres —presumiblemente serán Tchouameni y Fofana, que se complementaron bien en el AS Monaco—, le iban a acompañar cuatro atacantes.

Y ese condicional de «iban», es el nuevo problema que se le plantea al seleccionador. Probablemente, su plan fuese juntar a Griezmann libre entre líneas, Benzema en punta con la alternativa de un Giroud que viene con la flechita para arriba de Milán, y Nkunku – Mbappé como jugadores que partan de banda para acabar siendo mucho más que extremos. Todas las carencias mencionadas podían solucionarse con la sociedad MBA+Nk. Que, dicho así, suena a copia barata de móvil pedido por internet, pero que, cualitativamente, representaba, seguramente, la mejor delantera del Mundial. Entonces, la plaga de lesiones volvió a zarandear el barco de Les Bleus, que no podrán contar con el atacante del Leipzig y que ven como Karim no está pudiendo terminar los entrenamientos con normalidad por los problemas físicos que arrastra.

🤨 ¿Pueden Kolo Muani y Marcus Thuram suplir a Benzema y Nkunku?

Ante las baja confirmada del máximo goleador de la Bundesliga y sin la certeza competitiva del último Balón de Oro, Deschamps decidió ampliar la lista de 25 a 26 seleccionados. Kolo Muani y Marcus Thuram fueron los elegidos, otros dos futbolistas que, en el ámbito de clubes, están siendo los «nueves» titulares de Eintracht Frankfurt y Borussia Mönchengladbach.

Muy potentes al espacio ambos, ideales para marcar diferencias en transición, pero con mucha menor destreza en espacios reducidos, sensibilidad en sus contactos con el esférico e interpretación de juego. En cualquier caso, es un buen momento personal para ellos, destacando el hijo de Lilian Thuram con sus 10 goles y 3 asistencias en los 15 partidos donde ha liderado al octavo clasificado de la liga alemana.

Ir al contenido