Hervé Renard
Mundial Catar 2022

Hervé Renard: el genio estratega que ha dinamitado el Mundial

“No creo que pasemos a la siguiente ronda, pero estamos para luchar”. Esto fue lo que dijo el técnico francés, Hervé Renard, antes de medirse con su Arabia Saudí a Argentina. Horas más tarde, los saudíes se abrazaban en el verde del estadio de Lusail de Catar. El motivo: protagonizar la primera gran sorpresa del Mundial. Los árabes consiguieron remontar su partido ante Argentina para imponerse por 1-2.

Renard, con un equipo compuesto por jugadores de la liga de Arabia, lo ha vuelto a hacer. Un técnico que es considerado un rey en África y que ahora quiere poner patas arriba la Copa del Mundo para rectificar las palabras vertidas antes de debutar en el torneo.

👀 De compi de Zidane… ¡a basurero!

Hervé Renard nació en Aix-les-Bains, una localidad al este de Francia y que cuenta con el puerto de ocio de agua dulce más grande del país. Como profesional hizo carrera en el Cannes. Allí coincidió con un joven Zinedine Zidane, que empezaba a demostrar su calidad. Compartió tres temporadas con Zizou y entendió que su sitio no estaba en la élite. Eso le cambió la vida. Empezó a bajar categorías hasta que terminó por colgar las botas a los 30 años en el Sporting Club de Draguignan.

Necesitaba sobrevivir y empezó a trabajar recogiendo basura. Esa experiencia le convirtió en un luchador, ya que nunca dejó de insistir en el fútbol. Dio el paso a los banquillos y llevó al Draguignan hasta la cuarta categoría del fútbol francés. Llamó la atención de Claude Le Roy, con carrera en África.

🪄 El reinado de ‘El mago blanco’

Le Roy le propuso ir con él de asistente a China. No tenía nada que perder… y aceptó. Después, otra vez recomendado por su mentor, recaló en el Cambridge, de la League Two inglesa. Experiencias que le valieron para dar el salto a África, donde es todo un ‘gurú’. En el continente africano, Renard ganó la Copa de África con Zambia (2012) y con Costa de Marfil (2015). Éxitos que le valieron un apodo: el ‘Mago Blanco’.

Profeta fuera de su tierra, lo intentó en Francia. Fracasó con el Sochaux en la temporada 2013/2014 y en Lille duró unos meses en 2015. «En África me siento libre», declaró en la revista Hola Marruecos. Así que volvió. Con la selección marroquí, consiguió la clasificación para el Mundial de 2018. Todo un éxito, tras 20 años fuera de las citas mundialistas para Marruecos. Fue entrenador del año de la CAF en 2012, 2015 y 2018.

En 2019 cambió África por Asia. Se hizo cargo de Arabia Saudí y también les clasificó para Catar. De momento, su andadura mundialista con los árabes no ha podido empezar mejor. 

👨🏻‍🏫 Sus equipos: extremadamente tácticos

Hervé es un apasionado de la táctica. Con un entramado de jugadores bien posicionados en el terreno de juego se ve capaz de ganar a cualquier selección. Con Arabia ha dibujado un equipo rocoso y bien ordenado. Sabe de lo que es capaz su equipo y de qué peca. Arabia Saudí tuvo 37 días y seis amistosos para preparar el Mundial. Variedad de resultados, pero únicamente Japón le ha conseguido marcar más de dos goles este año.

Su seña de identidad es el físico para defender en el centro del campo. Los árabes suele adelantar a sus zagueros hasta la mitad de la cancha para presionar mucho a su rival y poder recuperar el balón. Cuando se ven superados, las ayudas son constantes para tapar las acometidas contrarias. Arriba brilla Salem Al-Dawsari, jugador del Al-Hilal que estuvo cedido en las filas del Villarreal durante seis meses. Marcó el gol de la victoria ante Argentina.

Con el grupo de jugadores seleccionados para Catar, Hervé quiere continuar con su idilio en selecciones modestas. Después de reinar en África… quiere gobernar en Asia con los halcones verdes. 

Ir al contenido