Selección

Fabian Ruiz, el niño mimado de Luis de la Fuente que fue rechazado por Luis Enrique

El España 1-7 Georgia será recordado, principalmente, por la goleada ibérica, por el primer hat-trick de Álvaro Morata con la absoluta y por el debut con gol más precoz en la historia del país, que corrió a cuenta de Lamine Yamal. Pero si rascamos un poquito más nos topamos también con una actuación mayúscula de Fabián Ruiz, implicado prácticamente en cada acción de peligro español. Un jugador olvidado en las últimas convocatorias de Luis Enrique con la selección, que parece haber renacido de la mano de Luis De La Fuente.

👨‍🍼 El niño mimado de Luis De La Fuente

Las primeras convocatorias del nuevo seleccionador nacional generaron menos debate que las de su predecesor. En este caso, De La Fuente priorizó el buen momento de la mayoría de futbolistas al rendimiento a medio-largo plazo que estos pudiesen ofrecer. De ahí que nombres como los de Joselu, Iago Aspas o Jesús Navas apareciesen en escena. Sin embargo, también hubo sitio para alguna que otra apuesta. Y ninguna fue tan personal como la de Fabián Ruiz, el centrocampista al que Luis dirigió en nueve de las 13 ocasiones que el sevillano vistió la elástica de la sub-21.

Fabián Ruiz España

Fabián Ruiz fue un pilar fundamental para Luis De La Fuente en el Europeo sub-21 de 2019 que ganó ‘La Rojita’. Fue titular, junto a Marc Roca, Dani Ceballos, Pablo Fornals y Dani Olmo, en cuatro de los cinco partidos.

Con Luis De La Fuente al frente de la selección absoluta, desde marzo de 2023, Fabián Ruiz ha sido convocado para las tres ventanas internacionales y ha tenido minutos en cuatro de los cinco encuentros. Dos de ellos como titular, incluida la final de la Nations League contra Croacia.

🦇 Luis Enrique le cortó las alas

Su importancia actual en la selección dista mucho de lo que fue en la ‘era Luis Enrique’. De hecho, Fabián Ruiz debutó con la absoluta en 2019, cuando Robert Moreno relevó unos meses al ahora técnico del PSG. Fue indiscutible hasta que ‘Lucho’ regresó y volvió a convertirse en un elemento prescindible, que apenas disputó nueve encuentros de 39 posibles. Eso sí, se coló en la lista como jugador de la segunda unidad para la Eurocopa disputada en 2021, que fue su última presencia con el exseleccionador asturiano.

Fabián Ruiz PSG

Esta temporada, Fabián Ruiz ha disputado los cuatro partidos de Ligue 1 con el PSG de Luis Enrique, aunque solo ha sido titular en uno de ellos. La competencia es muy alta en la medular del Parc des Princes.

🧪 Fabián Ruiz es un comodín táctico

Por características, Fabián Ruiz resulta un jugador muy útil para confeccionar equipos o convocatorias nacionales. Un interior de recorrido, capacitado para no desentonar en la base de la jugada y con mucha presencia en el área contraria o en sus inmediaciones. Así marcó diferencias en el Betis de Quique Setién, antes de emigrar a Nápoles. Allí su carrera cambió. Dejó de ser un cabeza de proyecto para convertirse en gregario y, no menos importante, pasó el casting de Ancelotti como mediocentro. Carlo, experto en reconducir carreras desde la mutación táctica de algunos jugadores como Andrea Pirlo, Ángel Di María o Eduardo Camavinga, vio algo en él como para empezar a situarlo como mediocentro y no interior.

En todo caso, fue dentro de un 1-4-4-2, en el que contaba con otro compañero en el doble pivote para intercambiar alturas. Con Gennaro Gattuso hizo la mili y comenzó a ser ya pivote único, en 1-4-3-3, aunque lo alternó con su demarcación de interior de origen. La reconversión definitiva la patentó Luciano Spalletti, que, en su primera temporada en el Napoli le entregó por completo las llaves de la organización en un modelo propositivo, como regista.

El PSG no se parece a la España de Luis Enrique

Eso atrajo la atención del PSG, aunque lo cierto es que desde que cambió Italia por Francia en verano de 2022 Fabián Ruiz ha contado más como interior que como mediocentro. Tanto en clubes, como en la selección. Seguramente, la demarcación en la que más jugo se pueda exprimir al de Los Palacios, que, además de ser un activo importante para la organización o la presión, puede aportar verticalidad. Y, sobre todo, disparo de media distancia, presencia dentro del área rival y desmarques de arrastre en profundidad que atraigan miradas y liberen zonas que el resto pueda explotar. Algo lo suficientemente necesario en España como para afirmar que Fabián ha llegado para quedarse.

Ir al contenido