embiid 2
NBAPolideportivo

Joel Embiid viaja a los 60s en una noche histórica

Pocos jugadores en la historia de la NBA pueden decir que han comido en la misma mesa que un tal Wilt Chamberlain. El número se reduce más aún si nos ceñimos a los que ocupan la posición de interior puro, como era el caso de ‘The Record Book’. Y no nos queda nadie si lo acotamos a Philadelphia. La pasada madrugada, Joel Embiid agarró una silla, se sirvió un plato y miró a los ojos de la leyenda mientras compartían menú.

📜 Declaración de independencia

Joel Embiid firmó la mejor actuación de su vida y una de las mejores noches que haya hecho jamás un pívot en la historia de la NBA. El camerunés anotó 59 puntos en la victoria de su equipo sobre los Utah Jazz. Pero no se quedó ahí, porque también consiguió 11 rebotes, 8 asistencias y ¡7 tapones!

‘JoJo’ no tuvo piedad y destrozó el frontcourt de los Jazz, caracterizado por interiores de un perfil más móvil y liviano. Su tarjeta de tiro estuvo en un 19 de 28 en tiros de campo (TC), y un 20 de 24 en tiros libres, gracias a su superioridad física en la pintura. Pese a que tuvo 5 pérdidas, ya que todo el juego de su equipo pasaba por él, Philadelphia terminó con 25 puntos de ventaja si contamos el tiempo que el camerunés estuvo sobre la pista.

🏔️ Desde el Monte Rushmore

Un partido como el de Embiid en el Wells Fargo Center no se había visto nunca antes en las estadísticas de la mejor liga del planeta. Tiene explicación: esto se debe a que los tapones no se empezaron a contabilizar en la NBA hasta la temporada 1973/1974. Por tanto, es bastante probable que el mito Wilt Chamberlain registrara algún dato similar, aunque no podamos afirmarlo a ciencia cierta.

El caso es que Joel Embiid esculpió su cara junto a los mejores cincos de todos los tiempos. En cuanto a puntos, tenemos los míticos 100 tantos de Wilt, que además acumula otros 32 partidos en los que terminó por encima de los 60. Con actuaciones del estilo encontramos a David Robinson, con 71 puntos, a Shaquille O’Neal y a George Mikan, con 61, y a Karl Anthony Towns, con 60 unidades.

Si además incluimos en la ecuación los tapones, solo Bob McAdoo (Buffalo) y David Robinson (San Antonio) lograron 7 chapas en partidos de 52 puntos. Datos similares, aunque la realidad es que ningún jugador del perfil de Embiid firmó antes un partido con unos registros tan monstruosos.

🔔 Campanazo sobre la bocina

Ambiente idóneo. Pista y camisetas City Edition. Uno de los parquets más bonitos de la liga, pulcro como pocos y una shirt blanca, fresca, con el lema Brotherly Love, que hace referencia al origen del nombre de Philadelphia: del griego clásico, ciudad del amor fraternal, compuesta de philos (φίλος), amor, y adelphos (ἀδελφός), hermano. Todo muy yankee, ya ven.

En definitiva, el escenario perfecto… para un último cuarto perfecto. La contienda discurría empatada, con un tanteo de 78 a 78. Doc Rivers sabía que los Jazz irían a la baja y Embiid, por contra, al alza. Sonaba la campana y todo balón iba a parar a las manos del camerunés, que no decepcionó. Ni a los suyos ni al espectáculo. Joel anotó 26 de los 27 puntos de su equipo y colocó 5 tapones para cerrar el partido en 105 a 98.

Una más: Embiid lleva 101 puntos combinados en los dos últimos partidos. Frente a Atlanta, hace un par de noches, se fue hasta los 42. Es el primer jugador desde Damian Lillard –que lo hizo el 8 de noviembre de 2019– en anotar más de la mitad de los tantos de su equipo en un partido.

Animalito.

Ir al contenido