Malcom Brogdon
NBA

La reinvención de Malcolm Brogdon, el titular de los suplentes

Malcolm Brogdon es uno de los jugadores más humildes y trabajadores de la NBA. Es el perfil opuesto a la superestrella mediática, protagonista o problemática habitual en la mejor liga del planeta. El de Georgia nunca levanta la voz, no se queja, no pelea con los rivales y mucho menos con los compañeros. Es el prototipo de player que todo entrenador desea tener. Su reconocimiento como Sixth Man of the Year ensalza aún más su figura de compañero perfecto.

Brogdon siempre pasa bajo el radar. Su disposición está clara: ayudar a los compañeros y al equipo a ganar. Partidos y campeonatos. Pocos jugadores han seguido una trayectoria similar a la suya y muchísimos menos aceptarían cambiar su rol en el momento álgido de su carrera para mejorar a los demás. Malcolm se sacrificó a sí mismo para llevar a los Boston Celtics a la gloria. Si el decimoctavo título de la historia de los de Massachusetts llega durante su estancia en el TD-Garden, quedará para siempre como una leyenda celtic.

😊 Malcolm Brogdon: the humble man

Malcolm Moses Adams Brogdon nació en Norcross, una pequeña localidad de Georgia de apenas 8.000 habitantes. Creció como aficionado de los Atlanta Hawks de su estado natal y pronto el baloncesto se convirtió en el pan de cada día en su vida. Un currante que amaba el balón naranja. Una pasión que le llevó a salirse en el instituto y a recibir una beca para jugar con los Cavaliers de la Universidad de Virginia en la NCAA.

Su año freshman fue duro, con apenas 6 puntos por partido y relegado al banquillo, pero nunca alzó la voz. Se mantuvo en Virginia y se ganó la titularidad para los años sophomore, junior y senior. Agotó su etapa en college con 136 encuentros y 13,5 puntos de media, además de su ya conocida aportación en todos los aspectos del juego. En su último curso, Brogdon recibió el premio a jugador del año de la Atlantic Coast Conference, el primer cavalier en recibirlo desde los años 80.

Malcom Brogdon

Tras poner el punto y final a su carrera universitaria, se presentó al draft de la NBA. Llegó como una incógnita y acabó en Milwaukee Bucks en el puesto 36; una elección de segunda ronda. El puesto no importaba, porque su sueño estaba cumplido: la NBA le esperaba.

😅 De sorpresa a titular contrastado

El año rookie de Malcolm Brogdon en la NBA fue una de las camadas más flojas que se recuerdan en la liga. Comenzó como suplente, con pocas oportunidades, pero convenció a Jason Kidd, entrenador de los Bucks por aquel entonces, y se ganó los minutos. En ocasiones como titular, en la mayoría desde el banquillo, Brogdon siempre estaba dispuesto a presentar batalla. Tanto fue así que aprovechó la falta de talento entre sus compañeros novatos para alzarse con el premio a Rookie of the Year.

El primer jugador desde los años 60 en ganar el premio después de ser elegido en segunda ronda. Además, fue el segundo buck en ganarlo tras Kareem Abdul-Jabbar. Kidd le otorgo entonces la condición de titular indiscutible, por lo que Malcolm disputó dos campañas más en Wisconsin. Después, fue traspasado a Indiana Pacers, donde explotó definitivamente.

 

En Indiana fue el líder de la franquicia junto a Miles Turner. Brogdon se convirtió en un titular, estrella de la NBA, pero sin aires de superioridad ni excentricidades. En Indiana llegó a promediar 21 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes por noche, además de unirse al selecto club del 50/40/90. Un base total, capitán del ataque, que al mismo tiempo era el primero en bajar a defender y sacrificarse por sus compañeros.

🍀 La llamada que lo cambió todo

El verano de 2022bMalcolm Brogdon se preparaba para dar un nuevo paso adelante con Indiana Pacers, aunque recibió una llamada que lo cambió todo. Brad Stevens, extécnico de los Boston Celtics y actual presidente de operaciones de los verdes, se puso en contacto con él. Stevens quería que Brogdon fuera el líder del banquillo del conjunto de Joe Mazzulla. Este le comentó que era un gran admirador de su juego y que veía en él la pieza que le faltaba a su puzle para conquistar el anillo.

Malcolm no se lo pensó dos veces. Le llamaban desde la franquicia más mítica de la liga, con la que uno de sus ídolos de los Hawks, como Doc Rivers, fue campeón siendo entrenador. Encima, los Celtics venían de jugar las finales, así que la respuesta fue sencilla. Por si fuera poco, Brad Stevens consiguió su pase casi regalado, a cambio de Daniel Theis, Aaron Neismith, Nik Stauskas, Malik Fitts, Juwan Morgan y una elección de primera ronda en 2023.

 

Malcolm lideró la liga en anotación entre todos los jugadores que no han sido titulares en un solo partido (14,9 puntos por choque). Además, añadió 4,2 rebotes y 3,7 asistencias. Lanzó con el 48,4% en tiros de campo, un record personal de 44,4% en triples y un 87% en tiros libres, con lo que ha coqueteado con ingresar por segunda vez al club del 50/40/90.

Brogdon pasó de jugar casi 300 partidos consecutivos como titular entre los Bucks y los Pacers a salir en todos desde el banquillo con los Celtics. Una circunstancia que parece no importarle. Es el cuarto jugador en la historia de los Celtics en ganar el Sixth Man of the Year, tras John Havlicek, que da nombre al galardón, Kevin McHale y Bill Walton… en años en los que Boston fue campeón de la NBA. Y es que Malcolm Brogdon eligió a los Celtics para ganar un campeonato. Todo sacrificio será poco si el anillo acaba en su dedo.

Ir al contenido