Curry
Polideportivo

La galaxia de Stephen Curry

Se acaban los calificativos cuando hablamos de Stephen Curry. Es un tópico, lo sabemos. Y no nos importa, porque no queda otra. La pasada madrugada, Golden State Warriors (5-7) se medía en el Chase Center, luciendo su impresionante City Edition, a unos Cleveland Cavaliers (8-4) que siguen de aventura por el Oeste. Turno de vérselas ante un Curry prendido: 47 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias de ‘Steph’ aplastaron a Sacramento Kings varias noches atrás. Palabras mayores.

👨🏽‍🚀 Viaje astral

Los Warriors necesitaban a su líder. El mal arranque de campeonato y las polémicas internas habían diluido la imponente imagen de los vigentes campeones. Pocas ocasiones mejores de recordar quién manda en la NBA que dar un golpe de autoridad ante todo un aspirante como los Cavs. Victoria de los californianos por 106 a 101, con 40 puntos y 6 triples adivinen de quién. 15 puntitos de nada para remontar en cinco minutos. Ah, bueno, y luego está lo del récord: Curry se convirtió en el primer jugador de la historia de la NBA en anotar más de 40 puntos (con 65% de acierto en el tiro y más de cinco triples) en partidos consecutivos.

🚀 ‘Steph’ se pone a 200

¿Creías que era el único récord? Pues agárrate. Don Stephen entró en otras dos listas de hitos más. La primera, directamente, es su lista. Y lo será siempre. ‘The 3-point king’ sumó su partido número 200 de manera consecutiva anotando al menos un triple.

Además, Curry pasa a ser el quinto jugador en encadenar dos partidos consecutivos con más de 40 puntos con 34 años o más. Michael Jordan, Kobe Bryant, Hakeem Olajuwon y Bernard King son los otros cuatro nombres de la lista. Una constelación repleta de estrellas, todavía con brillo en el horizonte, lejano y duradero, donde la luz de Curry ciega como ninguna otra.

🌘 Sin satélites a su alrededor

Como la luna menguante, que se va diluyendo hasta apagarse del todo y nos deja entonces la luna nueva, los compañeros de Stephen Curry en los Warriors han dejado de brillar. Ese hilo de luz que le queda al satélite lo representa Andrew Wiggins; el único capaz de ayudar a su planeta matriz.

Sorprende, más si tenemos en cuenta los cometas que han pasado por el vestuario de la bahía dorada últimamente. Estrellas que por momentos brillaron tan fuerte, o incluso más si hablamos de Kevin Durant, que el propio ’30’. Junto a él, siguen nombres como Klay Thompson, que desde las lesiones no es el mismo; Draymond Green, con sus problemas de comportamiento; y un joven Jordan Poole al que le cuesta sacar su brillo entre tanto meteoro.

Sin ayuda es más difícil. Los vigentes campeones no están rodeando como se merece el mejor Curry de siempre. El oriundo de Akron está tirando con los mejores porcentajes de su vida (52,6% en TC, 43,4% en triples y 91,8% en tiros libres). Asiste como siempre (6,5 por noche) y rebotea como nunca (6,8 por los 4,7 de su carrera). Y anota a lo bestia, claro: los 32,8 puntos por partido de esta temporada mejoran los 24,4 que suscribe en su carrera. De momento supera los 32 de media que consiguió en la 2020-2021, su mejor cifra hasta el momento.

🌎 ¿De qué planeta viniste, Curry?

Ir al contenido