Arantxa Sánchez Vicario
Tenis

El cambio físico de Arantxa Sánchez Vicario, en fotos

Arantxa Sánchez Vicario es la mejor tenista de la historia de España. La catalana alcanzó el número 1 del ranking WTA en 1995, conquistó cuatro cuatro Grand Slam —tres Roland Garros y un US Open— en individual, seis en dobles y cuatro en mixtos, además de coronarse campeona de la Copa Federación hasta en cinco ocasiones y colgarse cuatro medallas olímpicas. De todo aquello han transcurrido más de dos décadas. ¿Cómo ha cambiado hasta la actualidad?

El ‘sorpaso’ financiero de Paula Badosa a Garbiñe Muguruza

El primer gran título de Arantxa Sánchez Vicario

Esta imagen corresponde a 1989, más concretamente al momento inmediatamente después de que Arantxa Sánchez Vicario se coronase campeona de Roland Garros. Era su primer major. Entonces ni siquiera tenía la mayoría de edad. Era morena, con el pelo alborotado, y competía con una camiseta ancha, una muñequera de España y una cinta. El barro y las lágrimas responden al sufrimiento que afrontó para alcanzar la gloria.

Arantxa Sánchez Vicario 1989

El último Roland Garros, en 1998

De la primera imagen a esta otra hay casi una década. Arantxa Sánchez Vicario levanta en la Philippe Chatrier su tercer Roland Garros, el cuarto grand slam —en doce finales— con el que cerró su palmarés. Mantenía su cinta y la indumentaria no difería mucho de aquella con la que dio sus primeros pasos. Tampoco su look. En cambio, en su rostro se vislumbra la madurez de una tenista que ya ejercía de veterana en el circuito.

Arantxa Sánchez Vicario

Los problemas actuales de Arantxa Sánchez Vicario

De la alegría en la pista a la tristeza en su vida privada. Arantxa Sánchez Vicario, que en 2012 ejerció de capitana de España en la Copa Federación, ha vivido momentos complicados. En 2012 publicó una biografía en la que acusaba a su familia de haberle causado la ruina. La española se distanció de ellos hasta que hace unos años pidió perdón públicamente, culpando de todo a su segundo marido, con el que ha tenido dos hijos.

Arantxa Sánchez Vicario

En 2009, el Tribunal Supremo obligó a Arantxa Sánchez Vicario a pagar casi 3,5 millones de euros por defraudar a la Hacienda Pública. En 2021 la fiscalía solicitó cuatro años de prisión para la extenista, por una demanda del Banco de Luxemburgo por impago tras el tenso divorcio con su segundo marido.

Tras su triunfo en los juzgados y el reencuentro con su familia, Arantxa Sánchez Vicario vuelve a ser feliz. Esta última instantánea corresponde al torneo WTA de Hamburgo que se celebró este último año. Ella, como icono del tenis, no quiso perdérselo. En ella se aprecia el paso de los años, como es obvio, y un look más sofisticado, a la par de un pelo rubio que luce desde hace tiempo.

Ir al contenido