Paula Badosa
Tenis

Criticas a Paula Badosa por elegir este país para tributar menos

Tributar fuera de España es un hecho generalizado, también en el mundo del deporte. Son muchos los campeones españoles que, en algún momento de su carrera, han fijado su residencia fiscal fuera del país, entre ellos la tenista Paula Badosa. Lo hacen con el objetivo de aprovechar los beneficios de estos supuestos paraísos fiscales.

El ‘sorpaso’ financiero de Paula Badosa a Garbiñe Muguruza

Ejemplos hay varios, como el de Jorge Lorenzo —primero en Andorra y luego en Lugano—, Arantxa Sánchez-Vicario, Carlos Moyá en Suiza… y también la Paula Badosa, que reside en Dubái.

Paula Badosa tiene su residencia en Dubái

Aunque es totalmente legal el cambio de domicilio —sobre todo entre países de la UE—, se deben cumplir una serie de requisitos como pasar un número mínimo de días al año (183), no tener antecedentes penales, demostrar haber comprado o alquilado una vivienda, dejar un depósito de 50.000 euros en el Instituto Nacional de Finanzas (más 10.000 por miembro de la familia) y demostrar patrimonio o ingresos equivalentes al 300% del salario mínimo, entre otras cuestiones.

Este ha sido el caso de Paula Badosa, quien también mostró en en su día a través de las redes el acoso al que fue sometida cuando se descubrió su cambio de residencia a los Emiratos Árabes, concretamente a Dubái.

Paula Badosa residencia fiscal impuestos

En un principio, la catalana se trasladó hasta la ciudad árabe para tratarse de su recuperación, aunque poco tiempo después se dio conocer que es en ella donde ha decidido fijar su residencia para tributar allí.

Esto ha propiciado las críticas que ha recibido Paula Badosa en los últimos tiempos. «Me fui a Dubái por las condiciones. Hay muchas jugadoras ‘top 10’ que están viviendo ahí«, aseguraba en una entrevista.

Dubái, un destino atractivo para nuevos residentes

Como tal, Dubái es un destino especialmente atractivo para gente con perfil internacional ya que, a diferencia de Andorra o Suiza, la ciudad tiene una gran free trade zones, donde los nuevos residentes se instalan y emprenden su actividad, sea deportiva o de cualquier otro negocio. Un atractivo entorno libre de impuestos.

Otros casos distintos al de Paula Badosa son los de los futbolistas extranjeros que evolucionan en el fútbol español. Por ejemplo, en su momento Leo Messi se convirtió en el primer contribuyente del país al tener que abonar 56 millones de euros por tres delitos de fraude fiscal.

Esta era la llamada ‘Ley Beckham’, vigente entre el 2005 y el 2010, que facultaba a los extranjeros que se mudaran a España por motivos de trabajo a tributar como no residentes un máximo del 24%. La ley inicial, pensada para atraer a directivos de grandes multinacionales, se restringió a partir del 2011 a salarios inferiores a 600.000 euros anuales, mientras que el resto deben tributar al mismo tipo que los ciudadanos españoles, incluidos los deportistas de élite.

Ir al contenido