paula badosa
Tenis

Otra oportunidad de Grand Slam para Paula Badosa

Paula Badosa es el máximo exponente español en el circuito WTA, ubicada actualmente en el puesto 13 del ranking. Esta no ha sido su mejor temporada, pero la catalana se ha ganado a pulso otra oportunidad. Su carrera ha sido un vaivén de sensaciones y ha conseguido lidiar con la presión hasta alcanzar un nivel a la altura de las mejores. En 2023 peleará de nuevo por ganar un Grand Slam. 

😔  Un año extraño

Solo un título allá por el mes de enero (Sydney). Y con los octavos en Wimbledon y Australia como techo en un major. Paula Badosa empezó el curso como candidata a todo. En los primeros torneos llegó con frecuencia a las últimas rondas, pero tras las semifinales en Stuttgart todo empezó a teñirse de gris. Madrid, Roma, Roland Garros… la española no encontró su tenis en la gira de arcilla.

Su segundo tramo de temporada ha sido algo más alarmante, con un balance de 5-9 desde Wimbledon. Su despedida a 2022, con España en las BJK Finals, también fue amarga tras ceder ante la 98 del mundo. Y lo peor del curso, la aparición de nuevas lesiones que han lastrado su rendimiento. Un año en el que ha “tenido que aprender y madurar a pasos agigantados” para seguir arriba, según palabras de la propia Paula Badosa.

😖  La presión del éxito

El mérito de Paula Badosa en 2022 ha sido cerrar la temporada como número 13 del mundo. Es cierto que lo arrancó como número 7 del mundo y tras haber conquistado semanas antes todo un Premier Mandatory como Indian Wells. Pero las comparaciones siempre son odiosas. Las expectativas, de hecho, llevaron a la española a sufrir una etapa de ansiedad sobre las pistas que la alejó de las mejores. Esa chica que emergió en Madrid cuando era adolescente y la que colocaban como la nueva Sharapova, tuvo que reinventarse para encontrar su sitio un lustro después.

Soñar es gratis, si la derrota no se transforma en fracaso. Por eso el 2022 de Paula Badosa ha sido más extraño que malo. Desde el adiós de Arantxa o Conchita, España no se había topado con dos tenistas de tanta magnitud como Garbiñe o Paula. En el circuito femenino, hegemonizado por Swiatek, presume de una igualdad que lo hace todo tan divertido como complicado para las implicadas. De ahí el mérito que tiene que Badosa haya lidiado con la presión gracias a su experiencia y fortaleza mental para cerrar, por segunda temporada consecutiva, entre las 15 mejores del mundo. Que no es poco.

🏆  Capaz de todo en 2023

Lo importante, como ha hecho, es resetear y mirar a 2023 como una nueva oportunidad. Badosa lleva dos semanas de pretemporada, en las que ha trabajado mucho su forma física. La mejora en este aspecto y en la faceta mental han sido claves en su salto adelante. La española se machaca en el gimnasio y acostumbra a mostrarlo a sus seguidores en redes sociales, donde es de las tenistas más activas.

Eso sí, sin tenis, la cabeza y el cuerpo no son suficiente. Badosa ha completado mucho su juego. Desde el servicio, donde se ha hecho más temible, hasta su drive, que cada vez le proporciona más winners. Es una pegadora que no solo pega. Ha ganado esa paciencia que tanto cuesta ver ahora en el circuito, para cocinar a fuego lento los puntos. Poco a poco, como su trayectoria. Paula Badosa, esa chica que apuntaba maneras con 16 años, solo tiene 25. Está en su mejor etapa. Y, sin ser una obligación, su sueño de ganar un Grand Slam puede llegar en 2023.

Ir al contenido