trujillo extremadura pueblos bonitos historia
Turismo

El pueblo más bonito de España está en Extremadura, según Skyscanner

Ya sea en verano o en invierno, siempre es recomendable sacar unos días para viajar y desconectar de la rutina. Se puede ir a multitud de sitios. España es, precisamente, un país repleto de pueblos bonitos repartidos por toda la península. Los hay para todos los gustos y estilos. Seguramente no podemos enumerarlos a todos, pero sí conocer a algunos de los que más sorprenden. Es el caso de Trujillo, en Extremadura, elegido por la publicación de Skyscanner como el pueblo más bonito de España.

Trujillo, en Extremadura, un pueblo repleto de encanto

España lleva mucho tiempo reivindicando sus pueblos como los lugares perfectos, ya sea para una escapada o para estancias más largas. Las vacaciones en el estos territorios son cada vez más habituales. Trujillo, ubicado en la provincia de Cáceres, en Extremadura, está considerado por muchos como uno de los pueblos más pintorescos de la Península.

Con algo más de 9.000 habitantes, Trujillo ha obtenido los títulos de Ciudad Muy Noble, Muy Leal, Insigne y Muy Heroica dada su historia: allí vivieron los romanos, pero también ha sido una ciudad medieval y guarda huellas de la prehistoria.

trujillo extremadura pueblos bonitos historia

Allí se encuentra su casco histórico, declarado Bien de Interés Cultural. Desde sus calles partieron algunos de los conquistadores del nuevo mundo. De hecho, su gran belleza la ha hecho ser escenario de diferentes películas y series, entre ellas la de Juego de Tronos; un lugar lleno de historia.

Su gran pasado histórico

La ciudad actual conserva su pasado histórico dividido en dos zonas: la villa medieval (de origen árabe) y la ciudad de los siglos XV-XVI. Así, y debido a la gran cantidad de edificios históricos, muchos de ellos residencias palaciegas, podemos denominarla como ciudad de palacios.

El mismo se despliega por sus calles estrechas y empedradas que derivan en la plaza Mayor, una de las más bellas de España. Aquí, en este pueblo de Extremadura, está la Iglesia de San Martín de Tours, en la misma plaza, y el Palacio de los Duques de San Carlos, del siglo XVI.

También tenemos que hablar de este pueblo de Extremadura por sus hábitats naturales de gran importancia para la biodiversidad, como los prados mediterráneos de hierbas altas o estanques temporales mediterráneos.

Gastronomía y deporte

¿Y qué hay de su gastronomía? Pues la más típica de Extremadura, muy enfocada a los productos de la caza y derivados del cerdo. Asadores, tapas con excelente jamón serrano de la tierra, quesos extremeños, migas, criadillas de tierra o las tradicionales sopas del obispo. Una elaboración tradicional con una materia prima de primera clase.

Este pueblo de Extremadura tampoco es ajeno al deporte. De hecho, se han realizado por sus calles carreras de Enduro. También se practican otras disciplinas como el cross.

Ir al contenido