Castillo de Sigüenza pueblo Madrid
Turismo

El pueblo medieval a 100 kilómetros de Madrid mejor conservado

Ir a pasar del día fuera de casa siempre es una opción de lo más recomendable, cuando el trabajo o las circunstancias no nos permiten disfrutar de más días libres. Existen lugares cerca de Madrid, con entornos naturales espectaculares, para realizar una escapada fugaz. En este caso se trata de un pueblo con un enorme patrimonio histórico y cultural.

Hablamos de Sigüenza, un pueblo medieval reconocido, pero tanto como se merece. Es ideal para un trayecto exprés, ya que está a poco más de 100 kilómetros de Madrid. Un lugar, además, comprometido con el deporte, con la organización de la Sigüenza Cup, un evento consolidado que congrega a decenas de equipos de fútbol de categorías inferiores. Descubrimos sus rincones.

Sigüenza, un espacio idílico al lado de Madrid

Situado en la provincia de Guadalajara, este es uno de los pueblos medievales mejor conservados de España. Sus calles conservan toda la esencia de la época en la que fue una de las ciudades más importantes de Castilla La Mancha. Y fue entonces cuando se construyeron dos de sus principales monumentos: el Castillo de los Obispos de Sigüenza y la Catedral de Santa María. Allí se encuentra también la que es conocida como Ciudad del Doncel, donde podemos pasear por su preciosa Plaza Mayor.

sigüenza madrid pueblo

Situado a poco más de una hora de la capital (algo más de 100 kilómetros de distancia), nos espera uno de los parajes naturales preferidos para escapar de la monotonía y de la rutina del día a día para estas fechas especiales.

También contemplaremos la catedral de Sigüenza, con más de 850 años (y 850 tesoros). El mayor, la Casa del Doncel. De tipo torre, de tres plantas y unos magníficos salones decorados, que, además, es restaurante. Es de estilo románica, gótica, renacentista, plateresca, barroca y neoclásica.

Ahí es donde se sitúa la Plaza Mayor que se encuentra porticada por dos de sus lados y es considerada como una de las plazas más bellas de España.

El Castillo de Sigüenza, su imperdible palacio medieval

También está el Castillo de Sigüenza, uno de los lugares más importantes para ver en este pueblo cercano a Madrid. Es un palacio-fortaleza medieval del siglo XII levantado sobre una antigua alcazaba árabe y edificada a su vez sobre un asentamiento romano.

Fue residencia de obispos, cardenales y de reyes como Fernando VII. Todos ellos fueron haciendo modificaciones en los sucesivos siglos de ocupación del castillo. Después de la Guerra Civil se llevó a cabo una profunda remodelación, cambiando algunos aspectos arquitectónicos.

El pueblo rocoso de Segovia con una cueva de 3.600 metros

Un hecho histórico añadido al paso de los tiempos fue el ocurrido en el siglo XIV, en 1355, cuando fue alojada como prisionera Blanca de Borbón, rechazada por su marido Pedro I de Castilla. Desde entonces cuenta la leyenda de que una de las torres del mediodía está todavía dominada con el recuerdo de la joven dama francesa.

Un pueblo comprometido con el deporte

Sigüenza, un lugar visitado frecuentemente por futbolistas y otros atletas, es un pueblo comprometido con el deporte. Durante muchos años, y pese a que su población no alcanza los 5.000 habitantes, organiza la Sigüenza Cup, un evento, sobre todo dedicado a categorías inferiores, en el que participan decenas de equipos y que congrega en las gradas, a lo largo de todo el evento, a más de mil personas.

La carne o los torreznos, la típica comida de Sigüenza

Por su parte, y debido a que es un pueblo muy turístico, en esta localidad cercana a Madrid vamos a encontrar numerosos bares y restaurantes para degustar la típica comida de Sigüenza. Aquí predominan las recetas calóricas como las perdices escabechadas, la liebre estofada u otros platos de caza.

Los platos más comunes de Sigüenza, este pueblo situado a solo 100 km de Madrid, son los asados de cordero y cabrito. También puede encontrarse en sus locales ejemplos de cocina regional. Es el caso de la sopa castellana o las migas manchegas con sus torreznos y chorizo.

Ir al contenido