Aston Martin Alonso
Deporte

Así ayudó Aston Martin a que Verstappen ganara dos Mundiales

Entre Christian Horner y Fernando Alonso hay una buena relación, como pudo comprobarse en Jeddah, cuando el jefe de Red Bull felicitó al español por el podio. Existe un respeto mutuo entre estas dos personas que estuvieron cerca de compartir equipo en el pasado. Esa amistad puede marchitarse fruto de la rivalidad que protagonizarán en 2023. Lo mismo pasa entre las dos escuderías. Red Bull y Aston Martin están condenadas a llevarse mal, aunque no hace demasiado tiempo eran aliadas.

La marca automovilística estadounidense fue sponsor de Red Bull durante cuatro años —de 2018 a 2021—. Ejerció de title sponsor, dando nombre a la escudería austriaca. Aston Martin se convirtió en uno de los socios más fuertes de Red Bull —junto a Mobil 1 y Honda—, con una aportación anual de en torno a 15 millones de euros. Contribuyó, de gran forma, a disparar las cifras de la que ahora es su rival en el Mundial. De esta manera, el equipo de Christian Horner pudo acabar con la tiranía de Mercedes y Max Verstappen con la de Lewis Hamilton.

La aventura cambió cuando Lawrence Stroll se convirtió en el accionista mayoritario de Aston Martin e introdujo la marca en el Mundial de Fórmula 1 transformando la antigua Racing Point. Ahí el equipo ahora liderado por Fernando Alonso emprendió su aventura propia y retiró su publicidad de los monoplazas de Red Bull.

Christian Horner reconoció entonces la buena relación entre ambas compañías. Decidió no buscar un esponsor sustituto y tejer una nueva estrategia, que con más de 30 anunciantes ha permitido a Red Bull vivir del patrocinio independientemente de sus resultados en la pista.

Aston Martin y Red Bull ahora son rivales

La situación ha cambiado, o está camino de hacerlo. Estas dos compañías que en su día estrecharon vínculo, ahora están destinadas a pelear por el Mundial. De momento, el equipo austríaco está cómodo, con dos dobletes y tres victorias en las primeras citas del calendario. Sin embargo, ya se han soltado las primeras pullas. Horner arremetió contra Aston Martin por hacer un coche parecido, dejando entrever que se habían aprovechado del conocimiento de Dan Fallows —ingeniero que pasó de Red Bull al equipo de Alonso—.

Si Aston Martin consigue reducir la brecha que le separa de la marca de bebidas energéticas, la tensión puede ir a más. Amigos en el pasado… ¿y enemigos en el futuro?

Ir al contenido