pickleball
Economía

El ‘pelotazo’ económico que se avecina en España con el pickleball

El pickleball es un deporte absolutamente desconocido en España. Es una mezcla de tenis, pádel y tenis de mesa. Envites tanto individuales como en pareja, con el objetivo de pasar la bola al otro lado de la red —siempre bajo unas reglas—. Entretenido, curioso y, sobre todo, apto para todo el mundo. Una disciplina que aún no esta regida a nivel nacional en España, pero en la que se han inmiscuido leyendas de la raqueta como Agassi o María Sharapova, entre otros.

❓ ¿El nuevo pádel?

Esta disciplina surge en torno a 1960 en Washington, de rebote. En medio siglo ha traspasado todas las barreras en Estados Unidos, sobre todo a raíz de la pandemia. Allí se estima que practican el pickleball cinco millones de personas, con más de 10.000 lugares habilitados para su práctica. La lógica hace pensar que más pronto que tarde este deporte desembarcará en España, como lo ha hecho el pádel.

España da el «sí quiero» al pádel: tres años al borde de las 100.000 licencias

Hace 50 años en nuestro territorio el pádel parecía acotado a un determinado grupo de la sociedad. En 2021, según un estudio de Playtomic —una app para reservar pistas y disputar encuentros— España cerró con alrededor de 14.000 pistas de pádel, solo por detrás de Francia y Alemania. En número de licencias federativas el pádel logró el sorpasso al tenis en 2019, algo impensable hace solo unos años. Ya son tres cursos consecutivos los que ha cerrado al borde de las 100.000.

El pickleball no cuenta con una Federación Española —por ahora—, pero sí que algunas Comunidades Autónomas cuentan con asociaciones específicas. En Cataluña, sin ir más lejos, 15 clubes ofertan esta disciplina, con alrededor de 50 pistas y 2.000 jugadores. Un anticipo de lo que está por llegar.

Los clásicos del tenis se apuntan al Pickleball Slam 2

La influencia que generan ciertos deportistas también puede contribuir a su auge. Hace relativamente poco se celebró el Pickleball Slam, con un encuentro que enfrentó a Andre Agassi y John McEnroe con Andy Roddick y Michael Chang. La segunda edición será mixta, con la aparición de María Sharapova y Steffi Graf. Una exposición mediática que traspasará barreras. No obstante, el principal motivo para la expansión de este deporte tiene una connotación económica: es un chollo para los clubes.

💵 El pickleball, un chollo para los clubes

Para la práctica de una disciplina lo más importante es que existan inversores interesados en el negocio. En este caso el pickleball son todo facilidades. Tan solo es necesario pintar las líneas en el suelo y colocar una red, cuyo precio puede variar entre los 200 euros —si es portátil— o los 400 —si es fija—. Las palas, para el usuario, también son más asequibles: las de gama media rondan los 50 euros.

En total, para una pista de pickleball, que cuente con solera, asfalto y recubrimiento de resina, hay que hacer un desembolso aproximado de entre 5.000 o 6.000 euros, mientras que la más básica de pádel —con muro— se sitúa en los 12.000.

¿Por qué el pickleball es tan divertido de seguir como de practicar?

Pero si para alguien supone una ganga es para los propietarios de un club de tenis. Una de estas pistas, con una pequeña reforma, puede transformarse en cuatro de pickleball, lo que permite multiplicar —y de qué manera— las ganancias.

Ir al contenido