SARA SERRAT OVIEDO LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR
Espacio salud

Sara Serrat: «El 80% de roturas de ligamento cruzado llegan sin contacto»

Las lesiones de ligamento cruzado anterior son una plaga en el fútbol femenino. Suceden más del doble de veces que en el masculino y son una fuente de temor constante. En cada partido, entrenamiento o giro durante un ejercicio se puede acabar todo. Por ello, el mundo del deporte se ha puesto manos a la obra para entender los porqués y atajar el problema. Sara Serrat, portera internacional del Real Oviedo, es una de las que ha dedicado a investigar estas lesiones. Y, para arrojar luz al asunto, Serrat ha querido compartir los resultados y conclusiones en Legal Sport.

Lesión del ligamento cruzado, una desgracia cada vez más frecuente

🏥​ «No hay un solo factor que provoque las lesiones en el ligamento cruzado»

Serrat, que es graduada en Actividades Físicas y Deporte, aprovechó su trabajo final de máster en preparación física de deportes de equipo para intentar llegar al fondo del asunto. Era la ocasión perfecta para aportar en la búsqueda de respuestas. El problema es que, al ser algo tan extendido, fue difícil encontrar una única causa. «Es algo multifactorial. La genética es importante, con el ángulo Q y el genus recurvatum de la rodilla. Y luego, claro, hay jugadoras que son más propensas a lesionarse. También hay otros factores que influyen y se pueden tratar haciendo ejercicios de fuerza y movilidad en zonas clave. Es fundamental para reducir las posibilidades de lesionarse», explica la guardameta del Oviedo.

Esos ejercicios específicos ya están implementados en los entrenamientos de los clubes para ayudar a prevenir lesiones, pero hay otro avance importantísimo en el material que promete ayudar a evitar una rotura del ligamento cruzado. Nike sacó la línea de botas Phantom Luna, creadas exclusivamente para las futbolistas. Con una suela que ayuda en las torsiones y demás movimientos, han marcado un camino a seguir que Sara Serrat aplaude: «Espero que esta tendencia la siga el resto, porque es vital que exista en un deporte como el fútbol«.

La nueva revolución de Nike para el fútbol femenino

La rotura del ligamento cruzado llega cuando hay un cambio de dirección brusco. «El 80% de veces le sucede a la futbolista sin contacto«, apunta Serrat. Por ello, aquellas que juegan en posiciones que exigen más cambios de ritmo y de dirección está más expuestas. El dato es revelador, pues la mayoría son mediocentros o laterales, según su investigación. «Son las posiciones en las que se hacen más cambios de ritmo. Si se tiene en cuenta que el 90% de roturas vienen de este tipo de gestos, son más propensas a sufrirlo esa rotura«, explica.

📅​ ¿El calendario puede afectar?

Hay dudas sobre si una rotura de ligamento cruzado puede ser consecuencia del cansancio muscular. Cuando el fútbol va hacia un calendario tremendamente colapsado, este tema puede ganar importancia. Dicho de otra manera, ese overbooking es susceptible de provocar aún más lesiones. Para Sara Serrat es un factor que sí afecta, pero no puede asegurarlo: «La fatiga influye en estas lesiones, porque el músculo deja de responder con la misma eficacia. Eso sí, hay muchos factores que influyen y que no ayudan a discernir cuanto afecta. Hay diferencia de opiniones porque puede cambiar el estudio según la muestra«.

Alexia Putellas lesión ligamento cruzado

Alexia Putellas sufrió en 2022 una lesión de ligamento cruzado anterior que aún le provoca molestias.

Este aspecto es uno de los grandes problemas a la hora de encontrar un foco principal al que atacar. Dependiendo de si las futbolistas son más o menos veteranas, el terreno en el que juegan o su ciclo hormonal, los resultados pueden indicar algo distinto a otro estudio. Por ello, Sara Serrat insiste en que una rotura de ligamento cruzado es la suma de muchos factores que coexisten de forma diferente en cada deportista. Se puede atajar de muchas maneras distintas e intentar prevenirlo de otras tantas, pero no hay una fórmula mágica que erradique esta lesión por completo.

​🔜​ «La rodilla no vuelve a su ser hasta dos años después de la lesión»

La rehabilitación de una rotura de ligamento cruzado es tremendamente complicada y tediosa. Siempre se habla de que, cuando sucede, el futbolista en cuestión no vuelve a ser el mismo. Y, para su regreso, el peligro de una recaída es real. Según el trabajo de Sara Serrat, casi un tercio de las afectadas vuelven a sufrir la misma lesión en la misma rodilla o en la contraria. «Hay un estudio que apunta a que la rodilla no vuelve a su ser hasta dos años después de la lesión. Si tenemos en cuenta que algunas vuelven al medio año de lesionarse, es normal que baje el rendimiento o que haya una recaída«, señala.

Pese a ese reto constante que supone una lesión de ligamento cruzado y su posterior recuperación, Sara Serrat mira al futuro con optimismo: «Esperemos que con la mejora por la que atraviesa el fútbol femenino este tipo de dolencias sean anecdóticas. Se está investigando y trabajando para conseguirlo«. Al menos, bajo los palos de la portería del Oviedo luchan por ello. Mientras tanto, solo queda trabajar en la medida de lo posible para evitar el gran mal que azota las enfermerías de los clubes de fútbol femenino. Y, si de algo ayuda la suerte, no estaría mal que llegase como regalo de Navidad antes de empezar el 2024.

Ir al contenido