Olga carmona
Champions League

Un innovador Real Madrid no puede con el Chelsea

Mientras que el fútbol masculino concentra sus miradas en Catar con la disputa del Mundial, el futfem no para. En concreto, la UEFA Women’s Champions League vivió un nuevo capítulo y, además, con presencia española. El Real Madrid no pudo superar al Chelsea y tendrá que obtener mejores resultados en la segunda vuelta de la fase de grupos si quiere avanzar de ronda.

El conjunto dirigido por Alberto Toril afrontaba el partido más difícil de la fase de grupos, en Londres ante el campeón inglés. El Chelsea de Emma Hayes se llevó la victoria por 2-0 en Kingsmeadow, aunque el Real Madrid dejó buena imagen pese a la derrota.

🆕  Toril innovador con la disposición táctica

Toril partía con un 1-4-2-3-1 con truco, porque Maite Oroz arrancó en la teórica posición de extremo izquierdo, rol alejado del habitual. La jugadora navarra abandonaba su sitio cuando el Madrid gozaba del balón para ocupar las zonas interiores y dejar todo el pasillo exterior para las subidas de Olga Carmona. De esta forma, las merengues tenían superioridad por dentro con Claudia Zornoza y la propia Oroz, Caroline Weir por delante y Freja Olofsson como stopper. 

Olga Carmona ganaba altura y daba amplitud por izquierda, actuando, con balón, más extremo que de lateral, mientras Naomie Feller hacía el campo más grande todavía pegada a la cal en la derecha. Desde la punta, Esther González aguardaba los envíos de sus compañeras. En la zaga, Kenti Robles centraba un poco su posición para, junto a Kathellen Souza e Ivana Andrés, formar una línea de tres delante de Misa Rodríguez. Por lo tanto, el equipo blanco se alineó en 1-3-5-2, con alturas para una pivote y una mediapunta, en ataque. Un sistema innovador, con mucho escalonamiento, que sorprendió y por momentos complicó al Chelsea.

El sistema permitió al Real Madrid en muchos momentos de la primera mitad jugar en campo contrario. La acumulación de tantas piezas interiores les facilitó el girar el balón de un extremo a otro. Sin embargo, la buena colocación defensiva del Chelsea y la poca paciencia blanca para esperar al error de las londinenses atascó al conjunto de Toril.

Esa impaciencia de las jugadoras merengues las llevó a excederse en buscar a su delantera, Esther González, con demasiados balones aéreos. Esther no pudo ganar prácticamente ninguno de esos envíos ante uno de los mejores conjuntos en defender esa faceta del juego como es el blue. Por lo tanto, las pocas ocasiones del Real Madrid acabaron en disparos con poco peligro para Ann Berger

Ante esa colocación muy atrevida, el Chelsea buscó la velocidad a la espalda de Olga Carmona. Erin Cuthbert y la sueca Johhanna Kaneryd explotaron ese punto flaco del sistema blanco. Consiguiendo acercamientos mucho más peligrosos que los del propio Real Madrid. Esto llevó a Toril a deshacerlo en la segunda mitad con la entrada de Sophie Svava, colocando a Olga como extremo de manera definitiva y con ello terminó de perder sus opciones.

🧑🏼‍🏫  El ABP mató las opciones blancas

El punto clave de la victoria de las de Emma Hayes estuvo en el balón parado. La propia Cuthbert, que tiene un pie exquisito, y una de las mejores rematadoras de Europa, como Millie Brigth, volvieron loca a la defensa madridista. El primer gol blue llegó tras un córner botado por la escocesa Cuthbert, que prolongó Brigth y terminó marcando Sophie Ingle ante la impotencia de Ivana Andrés. Y en otro reinicio, en este caso un saque de banda, la danesa Svava se despistó para que Cuthbert, de nuevo, ganase línea de fondo y enviase un centro envenenado que acabó en la portería de Misa.

Ir al contenido