Croatia v Belgium: Group F - FIFA World Cup Qatar 2022
Mundial Catar 2022

El relevo generacional, un problema para España

Cada vez se habla más de la transición generacional en el panorama del fútbol de selecciones. Un proceso ineludible, por mucho que algunos activos como Luka Modric o Pepe se hayan propuesto desafiar a la física, que puede marcar la diferencia en función de si se ejecuta de forma drástica, acentuada o progresiva. Realmente, no hay una única fórmula perfecta para hacerlo, aunque sí tiene mucho mayor sentido que esto llegue poco a poco. 

🇭🇷🇫🇷😏 Regeneración progresiva

Es el ejemplo de Francia o Croacia, que tras ser campeona y subcampeona del mundo hace cuatro años, han completado un recambio generacional donde sus estrellas son las mismas, pero donde los jóvenes ya cuentan con una responsabilidad acorde a su momento de desarrollo. Seguramente, esto sea lo ideal, dado que crecen de forma conjunta, sin la excesiva presión de ser cabeza de proyecto de la noche a la mañana. Sin Kanté o Pogba por lesión, ambos llamados a repetir estancia protagónica, eso sigue sobre los hombros de Griezmann, Varane, Mbappé, Lloris o Giroud. Deschamps ha tenido más fácil que nadie la inclusión de la nueva hornada por la calidad y galones que han adquirido los Tchouameni, Koundé, Upamecano o Theo Hernández a nivel de clubes.

Sin embargo, el proceso de Croacia es bastante llamativo. Una convocatoria que engaña mucho, porque si bien los Modrić, Kovacić, Brozović, Perisić, Lovren o Kramarić siguen siendo su columna vertebral, solo 8/26 se colgaron la medalla de plata en Rusia 2018. Gran mérito para un país que tiene apenas cuatro millones de habitantes. Ellos son los que cargan con la responsabilidad a sus espaldas y, más importante aún, los que dotan de un máster diario en poso competitivo a la generación del mañana. Y no solo del mañana, ya que Gvardiol está brillando en este contexto y a otros como Borna Sosa o Dominik Livaković no les pesa la presión. Llama la atención que las dos selecciones con mejor resultado en el último Mundial, sin cambiar de entrenador, sean ejemplo de esto.

🇪🇸😕 Regeneración acentuada

Por contra, España representa un ejemplo de recambio acentuado, algo que suele pasar factura en forma de inexperiencia dentro de las grandes citas, como es un Mundial. Futbolistas jóvenes, no acostumbrados a lidiar con la presión de un evento de tal magnitud, que apenas han compartido el estrés competitivo de forma conjunta y que, en sus respectivos clubes, no son o han sido nunca cabezas de proyecto más allá de Dani Olmo. Solo Sergio Busquets o Jordi Alba, los cuales tampoco suelen crecerse en días clave recientemente en el FC Barcelona, representaron las figuras titulares para Luis Enrique que sabían ya lo que era competir en un Mundial.

🇧🇪😖 Regeneración drástica

Bélgica, por su parte, decidió hacer caso omiso a las señales de recambio generacional que Roberto Martínez se encontró por el camino, hasta el punto de envejecer en exceso según palabras de Kevin de Bruyne y necesitar ahora rejuvenecer el once de los pies a la cabeza. El panorama es bastante desalentador de cara a los próximos grandes eventos, donde se espera que Eden Hazard, Jan Vertonghen, Yannick Carrasco, Toby Alderweireld o Axel Witsel no cuenten ya; además de que Lukaku, Courtois o el propio De Bruyne no deberían llegar en plenitud. Queda confiar en que el indudable talento de los Youri Tielemans, Charles De Ketelaere, Jérémy Doku o Leandro Trossard pueda dar el paso adelante para que, sin haber competido prácticamente nunca juntos, hagan olvidar a la generación dorada del fútbol belga.

 

Ir al contenido