Real Madrid - Feyenoord
Real Madrid

La batalla del Real Madrid ante el Feyenoord que casi le arruina la ‘Sexta’

Con 14 ‘Orejonas’ en sus vitrinas, el Real Madrid es el club con más Copas de Europa de la historia. Los blancos ganaron las cinco primeras ediciones de forma consecutiva con Santiago Bernabéu, presidente blanco en aquella época, como uno de los impulsores del torneo. Hasta día de hoy, y pese al cambio del formato, nadie ha podido ganar tantas veces seguidas la competición. Lo más parecido fueron las tres Champions del Madrid de Zidane en 2016, 2017 y 2018.

Es más, tras esa manita de Copas de Europa continuadas, los blancos pasaron seis años sin poder ganarla. Incluso perdieron las finales de 1962 y 1964. La ‘Sexta’ parecía resistirse… hasta que en 1966 el club de Chamartín la consiguió ganar. Eso sí, el Feyenoord, próximo rival del Atlético de Madrid en la fase de grupos de la Champions League 2023/2024, estuvo muy cerca de arruinar este desenlace.

Más de 2.000 neerlandeses se desplazaron al Santiago Bernabéu para ver un partido que podría haber cambiado la historia y que empezó con una encarnizada batalla entre los jugadores de ambos conjuntos.

Real Madrid - Feyenoord

Alineación del Madrid en el partido de Róterdam: Betancort, Miera, De Felipe, Pachín, Tejada, Zoco, Aguero, Pirri, Grosso, Puskas y Gento.

😑 El partido en Róterdam acabó en batalla campal

El Madrid había perdido a uno de sus pilares fundamentales: Alfredo Di Stéfano. Sin embargo, seguía dirigido por Miguel Muñoz y tenía en su plantilla a Paco Gento y Ferenc Puskás, que, junto a jóvenes como Zoco, Pirri o Velázquez, querían volver a reinar en Europa. Los blancos comenzaron la temporada 1965/1966 con el doble objetivo de defender el título de liga y volver a triunfar en el Viejo Continente. En la primera ronda de dieciseisavos de final, el sorteo emparejó al Real Madrid contra el Feyenoord.

El conjunto neerlandés contaba con futbolistas como el defensa Kraay y el delantero Venneker. El partido de ida se jugó en Róterdam y, pese al gol inicial de Puskás, el conjunto neerlandés consiguió remontar el encuentro con los tantos del propio Venneker y Bouwmeester. Fue un partido duro, disputado y trabado, que acabó en una pelea entre los dos equipos a raíz de una entrada de Meira. Incluso gente de la grada saltó al terreno de juego a participar en la pelea.

Así pues, la eliminatoria viajó a la capital española con una desventaja para los blancos de 2-1. Hasta 2.000 seguidores neerlandeses se dieron cita en las gradas del Santiago Bernabéu el 22 de septiembre de 1965 con la esperanza de lograr la machada de eliminar al pentacampeón de Europa.

 

Sin embargo, apareció el Madrid de las remontadas para evitar el desastre. Puskás, con un hat-trick, y Grosso liquidaron el encuentro en el primer tiempo. Y todavía quedaba otro gol del hispano-húngaro para cerrar el choque 5-0. Los blancos salvaron la papeleta, pero todavía tuvieron que sufrir en su camino hacia la final.

🏆 El Madrid siguió remontando

En la siguiente ronda, la de octavos de final, el rival del Madrid fue el Kilmarnock escocés. Y al igual que ante los neerlandeses, los blancos tuvieron que esperar hasta la vuelta para sentenciar. El choque de ida en Escocia quedó 2-2. Todo estaba en el aire, pero de nuevo el Bernabéu jugó un papel fundamental. Y eso que McIlroy logró meter el susto en el madridismo al marcar primero. Pese a esto, el Madrid le dio rápido la vuelta al marcador y acabó imponiéndose por 5-1.

En los cuartos esperaba el Anderlecht, el equipo que en la edición 1962/1963 les había apeado de Europa a las primeras de cambio. Había ansia de revancha, pero el primer partido en tierras belgas acabó 1-0 en contra de los intereses madridistas. Y pudo ser un resultado más abultado si no llega a ser por los postes. De nuevo el Madrid tuvo que remontar y lo consiguió por 4-2 en su feudo.

De esta forma, el equipo de Miguel Muñoz llegó a las semifinales ante el Inter, que venía de ganar las dos anteriores ediciones, una precisamente ante los blancos. El Madrid volvería a tirar de su fortaleza en casa para ganar 1-0 y empatar 1-1 en Italia. Ya en la final, jugada en el Estadio de Heysel de Bruselas, el Madrid derrotó al Partizán de Belgrado por 2-1 con los goles de Amancio y Serena. El conjunto merengue pudo levantar su ‘Sexta’ Copa de Europa. Una de las más reñidas, peladas y trabajadas.

Ir al contenido