NBA

Las nefastas decisiones que alejan a Luka Doncic de Dallas Mavericks

Dallas Mavericks se hizo con los servicios de Luka Doncic la noche del draft de 2018. Eligieron a Trae Young con el número cinco e inmediatamente lo traspasaron a Atlanta Hawks a cambio del esloveno. Desde entonces, el canterano del Real Madrid se convirtió en el eje central de los ‘Mavs’; la piedra angular sobre la que tomarían el resto de decisiones. Desde entonces, y pese a que tienen claro que Doncic les puede llevar hasta el campeonato, han elegido de forma nefasta todo lo que le rodea… y puede que agotado su paciencia.

🤩 Un draft brillante para los Mavericks

Dallas Mavericks alcanzó la gloria en la temporada 2010/2011, cuando conquistó el título de la NBA por primera vez en su historia. Ese momento fue el punto álgido para una plantilla ya de por sí veterana. Desde entonces, y con sus mejores jugadores en decadencia, los texanos jugaron playoff en cuatro de las siguientes cinco campañas, sin pasar de la primera ronda en ninguna de ellas. Tras dos cursos más con paupérrimos resultados, llegó el draft de 2018.

Mavericks

Los ‘Mavs’ sabían que su elección tenía que ser Luka Doncic, pero el pick número cinco quedaba lejos de la posición del esloveno. Tras un acuerdo con Atlanta, la franquicia de Mark Cuban envió a Trae Young y la primera ronda del 2019 (Cam Reddish) a cambio del wonder boy. Esa misma noche seleccionaron a Jalen Brunson en la segunda ronda (pick 33), uno de los mayores robos de todo el draft. Así, los Mavericks se encontraron con un nuevo backcourt titular para muchos años.

🤦‍♂️ Continuo desperdicio de rondas y dinero

Desde ese momento, una vez se ejecutó el traspaso para conseguir a Luka Doncic, prácticamente todos y cada uno de los movimientos realizados por la franquicia texana han sido desastrosos. Es cierto que los Mavericks vienen de jugar las finales de conferencia en 2022 cuando nadie lo esperaba, por más que sus opciones de título fuesen mínimas. Tan solo la magia de Luka pudo colocarles en un lugar que estaba muy lejos de corresponderles.

Inmediatamente después de seleccionar a Doncic, comenzaron en Dallas una serie de decisiones catastróficas. Primero, con el contrato de Jalen Brunson. El actual jugador de New York Knicks firmó por cuatro temporadas y, en caso de haber firmado por tres, hubiera sido agente libre restringido. También le hubieran podido renovar por menos dinero, ya que su cuarta campaña fue la de su verdadera explosión.

Desde aquel momento, el draft no ha aportado absolutamente nada a los Mavericks. Dallas seleccionó a Isaiah Roby (pick 45 en 2019), Josh Green (pick 20 de 2020), Tyrell Terry (pick 31 de 2020) y Tyler Bey (pick 36 de 2020). Ninguno sumó nada y el resto de rondas, como suele ser habitual en equipos que buscan luchar por el título, fueron traspasadas.

🦄 Nadie se complementa con Luka Doncic

El draft es importante, aunque con Luka Doncic en el equipo no debería ser de vital importancia. Por lo tanto, Dallas buscó un jugador estrella para acompañar al esloveno. El primero fue Kristaps Porzingis. El letón llegó junto Tim Hardaway Jr. a los ‘Mavs’ en un traspaso que costó mucho, pero no parecía una mala decisión.

Visto desde hoy, entregar a DeAndre Jordan —contrato tóxico de más de 22 millones—, Wesley Matthews, Smith Jr., la primera ronda del 2021 (Keon Johnson) y la primera ronda del 2023 por Porzingis, toda una estrella en aquel momento, no suena raro. Sin embargo, nunca se entendió con Luka Doncic. La relación no fue buena y su rendimiento, increíblemente bajo, más para un contrato de 5 años y 158 millones.

Mavericks

En el continuo bucle de malas decisiones, Dallas despidió a Donnie Nelson, su general manager. También Rick Carlisle renunció a su cargo como entrenador. Nico Harrison en los despachos y Jason Kidd —campeón con los Mavericks en 2011— en el banquillo tomaron el poder. Todos sus objetivos en la agencia libre terminaban yendo a otros equipos con más posibilidades económicas, ya que los texanos estaban muy comprometidos de dinero.

 ❌ Wood e Irving, el desastre final

Los Mavericks se embarcaron en dos traspasos más una vez embarcaron a Porzingis a Washington: el de Christian Wood y de Kyrie Irving, el más sonado de todos. Wood se vio como una oportunidad de mercado en verano de 2022. El intercambio del pick 26 (2022), Sterling Brown, Trey Burke, Marquese Chriss y Boban Marjanović sonaron a ganga por un jugador de las características de Wood. Aunque el problema de Wood ha estado más relacionado con Jason Kidd que con su rendimiento.

El colofón lo puso Kyrie Irving. Dallas Mavericks decidió hipotecar la franquicia de manera definitiva por Kyrie Irving en el trade deadline de 2023. Un traspaso arriesgado. Primero, porque en verano será agente libre; en segunda instancia, por sus idas y venidas en años anteriores, en los que, a pesar de ofrecer un buen nivel, nunca fue todo lo determinante que podría haber sido.

Las claves del traspaso de Kyrie Irving a Dallas Mavericks

🔚 ¿Está en Dallas el futuro de Doncic?

Desde el aterrizaje de Kyrie Irving, los Mavericks han jugado 17 partidos y presentan un récord de 7 victorias y 10 derrotas que les ha alejado de los playoff. Justo lo contrario de lo que esperaban. Kyrie no ha solucionado los problemas de los ‘Mavs’ y no ha conseguido entenderse con Luka. Irving se marchará en verano y las opciones de futuro de los Mavericks quedarán entonces muy tocadas.

Por lo tanto, en la cabeza de Luka Doncic, pese amar Dallas y a los texanos, comienza germinar la opción de salir. No debería estar dispuesto a malgastar sus mejores años en una franquicia perdedora. El futuro de los Mavericks pinta muy oscuro y, definitivamente, la mejor opción que se vislumbra para Doncic es pedir el traspaso y marcharse.

Ir al contenido