Steve Nash
NBA

La explosión de los Nets evidencia el fracaso como entrenador de Steve Nash

Jacque Vaughn ha sido elegido mejor entrenador del mes de diciembre en la NBA, después de encaminar a los Brooklyn Nets a un balance de 12-1 durante el último periodo del año 2022. Los del Barclays Center, en plena racha con doce victorias consecutivas, están jugando a un nivel inalcanzable para el resto de equipos de la competición. Situación impensable al inicio de la temporada, cuando bajo el mando de Steve Nash el conjunto marchaba en negativo y estaba lejos de funcionar. El cambio de tutela a Vaughn ha evidenciado el fracaso de Steve Nash como entrenador de máximo nivel y quién sabe si puesto en duda su futuro en los banquillos de la NBA.

🤔  Un inicio… ¿prometedor?

Steve Nash fue designado como entrenador de Brooklyn Nets el 1 de septiembre del año 2020. El canadiense había sido asistente de Steve Kerr en Golden State Warriors desde 2015, viviendo una de las etapas más gloriosas de cualquier equipo en la NBA. Como jugador, todos recuerdan sus años en Phoenix Suns y Dallas Mavericks, llegando a ser elegido dos veces consecutivas como MVP de la competición con los Suns. También es considerado como uno de los bases más dominantes de la historia. Los Nets no entregaban su banquillo a un cualquiera.

Nash era consciente de que le estaban entregando las llaves de un roster envenenado. El historial de la franquicia, desde su traslado a Brooklyn, muestra que sus dueños tienen poca paciencia con sus entrenadores. Si se incorpora el desembolso que supone mantener en nómina a jugadores como Kyrie Irving o Kevin Durant, la presión es estratosférica. Captain Canada‘ no arrancó mal su etapa como técnico jefe. El cuadro ganaba y se mantenía en los primeros puestos de la tabla. Antes del cierre del periodo de traspasos, decidían ir a por todas. Llegaba James Harden y se marchaban, entre muchas rondas del draft, Jarrett Allen y Caris LeVert. Ambos juegan ahora notablemente en Cleveland Cavaliers, además de que Steve Nash había recurrido a ellos con frecuencia.

Pese a todo, el debut de Harden fue más que prometedor. Un triple-doble de 32 puntos, 14 rebotes y 12 asistencias —el primer jugador en la historia que consiguió tal hazaña en su primer partido con su nuevo equipo— avaló su llegada. Parecían lanzados a por el campeonato. En playoff derrotaron sin muchas complicaciones a unos jovencísimos Celtics y se citaron con Milwaukee Bucks en semifinales de conferencia. Una eliminatoria reñida, resuelta en el séptimo partido que ya evidenció la nula atención que sus jugadores, especialmente Durant e Irving, le prestaban. También la ineptitud en la gestión de los momentos calientes y la ineficacia a la hora de repartir los espacios de liderazgo entre sus estrellas.

🫠   Una etapa para el olvido

Su segundo año arrancó con dos polémicas. La primera relacionada con las vacunas y Kyrie Irving. Sin vacunar no se podía jugar en La Gran Manzana. Kyrie, multado por la NBA, alteró todos los planes que Nash pudiera tener para la temporada. También emergió el descontento de James Harden, que poco después iba a explotar con su traspaso a Philadelphia. Y sí, todo va de la mano de la incapacidad del canadiense.

Ben Simmons llegó en el traspaso de ‘La Barba’. Lo hizo sin poder jugar. Anticipo del desastre. Una debacle que sucedería en la primera ronda de la postemporada, cuando los Brooklyn Nets fueron barridos por los, a la postre finalistas, Boston Celtics, liderados por Jayson Tatum e Ime Udoka, ante un Kevin Durant aislado e impotente.

Quedó claro que Steve Nash no era el hombre indicado para el puesto. Sin embargo, la directiva de los Nets decidió mantenerle el cargo para la presente campaña. Siete partidos aguantó, tras un inicio desastroso, un balance de 2-5 y ningún rumbo deportivo, con Kevin Durant en una guerra por su cuenta y la sensación de estar harto de desperdiciar años de su carrera.

  😁   Jacque Vaughn lo cambia todo

Con la destitución del canadiense, Jacque Vaughn pasó a ser entrenador jefe y todo ha cambiado en el Barclays Center. Han necesitado un mes de adaptación para desarrollar el nuevo sistema, pero el cambio ha sido radical. Ahora los Nets saben a que juegan. Han mejorado en defensa y son un ataque más lento y prolífico, que tiene a Durant como mayor arma. ‘Durantula’ es el líder indiscutible. Ya no hay titubeos en cuanto al mando. La comunicación y confianza con Vaughn es total, y el resto del equipo lo acepta.

Kyrie Irving también ha subido de nivel en la tarea para la que está preparado: ser el mejor segundo espada de la liga. Ha encontrado un hueco para Simmons, convirtiéndole en un player de rol perfecto al servicio de los demás. Y han ganado importancia Nicolas Claxton, Royce O’neal y Yuta Watanabe que, dirigidos por Simmons, son pilares defensivos.

Los Brooklyn Nets de Jacque Vaughn se comportan como un grupo. Se han transformado en candidatos al anillo y están en la pelea junto a Boston Celtics por ser el equipo más completo de toda la NBA. Queda demostrado que este upgrade habría sido imposible con Steve Nash en el banquillo.

Ir al contenido