Tenis - Arabia Saudí
Tenis

Arabia Saudí asusta: ¿cambiará el tenis para siempre?

La jugada le puede salir mal a ATP y WTA. Los dos máximos representantes de ambos organismos, Andrea Gaudenzi y Steve Simon, dieron el visto bueno a la incursión de Arabia Saudí en el tenis, tras pactar que Jeddah fuese el escenario de las Next ATP Gen Finals que se celebraron hace escasos dos meses. Ahora ambos corren el riesgo de que el país árabe vaya más allá y cree un circuito paralelo, en un intento más  de lavar su imagen a través del deporte.

Arabia Saudí y su apuesta por el deporte

Es más que evidente que en el último año Arabia Saudí ha recurrido al sportwhasing, un término anglosajón que resume la práctica de ciertos países para enmascarar sus políticas internas con la imagen deportiva. Primero fue el Newcastle, después, el fichaje de multitud de estrellas —Cristiano Ronaldo, Benzema, Sané, Gabriel Veiga…— para su competición doméstica. Del fútbol pasó al golf con la financiación del LIV Tour y también a las artes marciales mixtas. Ahora The Telegraph ha confirmado que Arabia organizará un torneo de clasificación «multimillonario» de la mano de World Snooker Tour. A estos movimientos habría que añadir que patrocinadores con sede allí están inmersos a gran escala otros muchos deportes

De esta forma buscan que el mundo mire con buenos ojos a un destino donde en pleno 2024 se violan muchos derechos humanos. Para esconder estas miserias utiliza el deporte, ya sea nivel de disciplina o de figuras individuales. Tan importante como acoger las Next Gen ATP Finals —o más—, es el acuerdo que ha alcanzado Arabia Saudí con Rafael Nadal para que este ejerza de embajador, una noticia que ha generado críticas hacia la figura de un tenista conocido por los valores que representa tanto dentro como fuera de la pista.

‘Sportwashing’: ¿en qué consiste la reforma de Arabia Saudí a través del deporte?

Un acuerdo financiero suculento —del que no han trascendido las cifras—, por el cual el país tratará de dar a conocer este deporte en sus fronteras, además de ayudar a los jóvenes a practicarlo de cara a tener presencia en lo más alto del circuito dentro de unos años. Para ello la imagen de Nadal, uno de los mejores de la historia, es fundamental. El balear, según informan diversos medios, podría estar barajando incluso la opción de montar allí una academia, algo por lo que ha sido criticado en redes sociales.

¿Un nuevo circuito en el tenis?

Arabia Saudí quiere tener una mayor presencia en el tenis. El próximo objetivo es albergar las WTA Finals y, muy probablemente, organizar un Masters 1000. De hecho, respecto esto último, han surgido diversas informaciones. The Athletic publicó en noviembre que Arabia Saudí estaba dispuesta a comprar las licencias de Madrid o Miami con una oferta irrechazable.

Más claras son, no obstante, las palabras que pronunció Binaghi, presidente de la Federación Italiana de Tenis, que dio por hecho que Arabia Saudí tendrá un Masters 1000 en 2025, previo al Abierto de Australia —ese año precisamente acaban contrato eventos de la misma categoría. Noticia que, por cierto, dio por confirmada The Times, que añadió hasta el lugar —Riyadh— en el que se celebraría este torneo.

Empresarios y gobernantes: las personas más influyentes del deporte en Arabia Saudí

Este movimiento, satisfactorio para los intereses económicos de ATP y WTA, conlleva un riesgo encubierto: las ansias de poder del país árabe. Cabe la posibilidad de que tras lograr ese objetivo busquen sacar una mayor tajada con un circuito paralelo. Desde luego, el acuerdo Nadal anticipa que su capricho no es pasajero.

Esto, que a priori puede parecer una locura, ha sucedido recientemente en el pádel. Además, Arabia Saudí podría contar con un apoyo sustancial: el de los cuatro Grand Slam. Los majors son independientes a la ATP y la WTA y desde hace tiempo buscan dar un golpe encima de la mesa. Un nuevo circuito podría derivar en un calendario muy diferente, en nuevas reglas… ¿cambiará el tenis para siempre?

Ir al contenido