Garbiñe Muguruza
Tenis

Las tres razones de Garbiñe Muguruza para dejar el tenis

Garbiñe Muguruza lleva once meses sin competir. Sin ganar, mucho más: no festeja un triunfo desde el 22 de septiembre en Tokio —a Despina Papamichail, 213 del ranking—. La española, inmersa en una espiral negativa —seis derrotas consecutivas—, decidió poner un punto y a parte a su trayectoria, con un parón que sorprendió a todos y al que, por el momento, no tiene intención de poner fin.

El desplome mediático de Garbiñe tras un año en el ostracismo

De momento, disfruta de su familia, amigos y pareja. No tiene demasiada prisa en volver. La hispanovenezolana, que también ha moderado su actividad en Instagram, donde tiene casi dos millones de seguidores, se ha perdido casi todo el curso. En sus planes está regresar con aire renovado. De hecho, al recibir la medalla al Real Orden del Mérito Deportivo, afirmó que volverá, aunque descartó hacerlo en 2023. Sin embargo, tendría razones para no volver a competir nunca más.

Un regreso complicado para Garbiñe Muguruza

Tras romper con Conchita Martínez, Garbiñe Muguruza busca un reseteo completo. Volver con más ganas que nunca. Sin embargo, un periplo tan largo sin ganar —y competir— le ha llevado a situarse fuera del top 1000. La española estará forzada en su regreso a disputar torneos menores y a suplicar un wild card para acceder a los eventos que realmente anhela conquistar.

Garbiñe Muguruza

A esta complicación se le añaden los exigentes cruces que debería afrontar en las primeras rondas sin ser cabeza de serie. Después está el tema físico, o más bien de ritmo. Cuando Garbiñe Muguruza decida regresar al circuito habrá transcurrido más de un año desde su último partido. Con casi 30 primaveras y el exigente nivel que impera ahora en la WTA, resulta complicado vislumbrar una vuelta exitosa. Sabalenka, Swiatek… son muchos los nombres que parecen difíciles de batir en su regreso. Pero, ¿qué otros motivos tiene para dejar el tenis?

Ir al contenido