Jesús Gil Manzano árbitros
Sala VAR

Alarma en la UEFA: faltan árbitros para las competiciones europeas

Hay 237.000. Pero faltan 40.000. En la UEFA se han encendido las luces de alarma porque faltan árbitros para cubrir las necesidades de todas las competiciones europeas.

El problema no es solo europeo, pero esto es de dudoso consuelo. Y parece ser el fruto, en lo esencial, de dos movimientos paralelos y de signo contrario.

Por un lado, se incrementa temporada tras temporada el número de partidos, tanto nacionales como internacionales; por otro lado, los crecientes ataques a los árbitros, que se extienden también, entre otros factores, como consecuencia de la mayor intensidad competitiva, de los mayores intereses económicos que hay en juego y, por qué no reconocerlo, de los fenómenos de emulación o imitación social de las protestas que ocurren en otras partes del continente, no son precisamente un incentivo para entrar en la profesión.

Así pues, mayores necesidades de disponer de colegiados y fuertes desincentivos para ejercer de árbitro. Una bomba de relojería.

Además, el Comité de Árbitros de la UEFA ha reconocido que el problema se da a dos niveles.

No es sólo que cada vez haya menos jóvenes interesados en entrar en el arbitraje; es que, además, varias federaciones de la organización subrayan que muchos de los que se inician en las labores de arbitraje, las abandonan cuando están cerca de tener que dar el salto a los niveles superiores de exigencia profesional y exposición pública de esta labor.

“¡Hazte árbitro!”

Por todo ello, la UEFA ha decidido lanzar una campaña para fomentar el interés de los jóvenes en seguir la carrera de árbitro.

La campaña está basada fundamentalmente en un video en el que aparecen figuras muy conocidas del fútbol europeo, como los árbitros internacionales Michael Oliver y Stéphanie Frappart, o el entrenador Fabio Capello.

La grabación se extiende por algo menos de dos minutos, simulando la narrativa de un videojuego a través de etapas que resumen los fundamentos del arbitraje: “estar en el sitio adecuado”, “conocer las reglas”, “manejar los conflictos”, “tomar decisiones difíciles” y “ser capaces de dirigir finales”.

Iniciativas excepcionales

El déficit de árbitros es tan grave, que el ex colegiado italiano Roberto Rossetti, jefe de arbitraje de la UEFA, ha sugerido la adopción de acciones un tanto excepcionales: “Aconsejamos a las federaciones que se dirijan a los jugadores que han dejado de jugar al fútbol y que identifiquen a posibles candidatos en las escuelas o universidades. También es importante reforzar el componente de aprendizaje online y tener una estrategia de comunicación clara”.

En tono bastante más positivo e incentivador, el ex jugador croata Zvonimir Boban, que ejerce como director técnico de desarrollo y jefe de fútbol de la UEFA, ha subrayado que, “además de una mejor forma física y un profundo conocimiento del fútbol, el arbitraje puede dotar a los jóvenes de inestimables aptitudes para la vida que les servirán tanto dentro como fuera del campo».

En todo caso, es obligado advertir de que, a pesar del consejo de Rossetti acerca de la necesidad de tener “una estrategia de comunicación clara”, el título de la campaña y del vídeo no parece un prodigio de inventiva. Es un simple “Be a referee!”; o sea, “¡Hazte árbitro!”.

La RFEF se une a la iniciativa

En medio de estos tiempos difíciles para el arbitraje, la RFEF también ha querido aportar su granito de arena para seguir avanzando. Incitando a ver el fútbol desde «otro apasionante punto de vista», han lanzado una campaña con spot publicitario incluido. La inscripción está abierta para todo aquel que quiera iniciarse en el mundo del arbitraje, buscando atajar ese déficit de colegiados. «El primer paso debe darse en las distintas federaciones territoriales que son los encargados de organizar y desarrollar los cursos de iniciación al mundo del arbitraje. Una formación que lleva a aparejada tanto una buena condición física como el aprendizaje exhaustivo de las Reglas de Juego», explica el comunicado sobre la campaña.

Ir al contenido