Sala VAR

La ‘Ley Wenger’ y la evolución del fuera de juego a lo largo de la historia

La regla del fuera de juego lleva más de 150 años vigente. Tiempo más que suficiente para que se hayan creado todo tipo de controversias, nuevas propuestas y cambios en la normativa. La última idea, aprobada por la FIFA, tiene a Arséne Wenger como impulsor y ha llegado más lejos de lo que se pensaba. ¿En qué consiste esta variante de la regla que más modificaciones ha vivido a lo largo de la historia del fútbol?


Regla 11 de la IFAB (actual):
«Un jugador estará en fuera de juego si: cualquiera parte de su cabeza, cuerpo o pies se halla más cerca de la línea de meta contrario que el balón y el penúltimo adversario. No se tendrán en consideración las manos ni los brazos de los jugadores, incluidos los de los guardametas».


📝 La regla de 1863 y 1866

A diferencia de la normativa de hoy en día, el reglamento en su nacimiento indicaba que era necesario que hubiese hasta tres jugadores, incluido el portero, por detrás del delantero rival que recibiese la pelota. Fue uno de los cambios de reglamento más significativos de la historia del fútbol.

La primera norma, de 1963, señalaba todos los pases hacia delante como antirreglamentarios. La conocida como regla antigua asemejó el fútbol al rugby. Al estar obligados a dar pases solo hacia atrás, las conducciones verticales eran la base para progresar en el campo.No solo porque los equipos estaban acostumbrados a contar con figuras de cazagoles, que a su vez estiraban las distancias de relación entre jugadores e incrementaban los espacios entre líneas. También, porque era complicado tirar la línea del fuera de juego, al tener que complementarse dos defensores a la hora de achicar.

🔃 La modificación de 1925

Seis décadas después, se retocó lo anterior, y dejaron de ser necesarios tres jugadores para romper el fuera de juego. Bastaba ya con dos, como en la actualidad, que son mayoritariamente el portero y otro defensor. Muchas más facilidades, por tanto, para defender hacia delante e inhabilitar a los delanteros del equipo contrario. El matiz llegó en 1990, cuando el reglamento agregó que un atacante que estuviese en línea con el penúltimo defensor, sería considerada posición legal.

Fuera de juego

Hasta 1925, la imagen de la derecha se consideraba fuera de juego. Sin embargo, desde la modificación de ese año, ambas serían posiciones reglamentarias.

🤨 Fuera de juego posicional en 2005

Fue el año en el que se implantó la norma de no considerar en fuera de juego a aquellos jugadores que, aun estando en posición antirreglamentaria, no participasen en la jugada. Sobre el papel, sencillo. Sin embargo, en la práctica, es una de las circunstancias que más matices agregan cada año en el reglamento, por la dificultad para interpretar cuándo afecta en la reacción del defensor y cuándo no.

🖥️ La introducción del VAR en 2016

Esto no supuso un cambio de reglamento, pero sí fue una decisión que marcó un antes y un después en el fútbol. Uno de los aspectos clave en los que se ha reducido el margen de error arbitral, si no el que más. Se empleó por primera vez en el Mundial de Clubes de ese mismo año, como banco de pruebas para el Mundial del 2018. Después, se unieron a la revisión tecnológica el resto de ligas más emblemáticas del mundo.


A lo largo de la historia se han añadido matices, como erradicar el fuera de juego en los saques de banda, puerta o esquina. Al igual que en aquellas jugadas que, al momento de dar el último pase, el delantero partiese desde su propio campo.


Recientemente, se puso en práctica el fuera de juego semiautomático; una herramienta con 29 puntos monitorizados en cada jugador y hasta 50 tomas por segundo, en búsqueda de una mayor exactitud e inmediatez para decretar la infracción. Se utilizó por primera vez en la Supercopa de Europa de 2022, también con vistas a que fuese la novedad en el Mundial de Catar disputado ese mismo año.

🆕 La nueva ‘Ley Wenger’

Para promover el fútbol ofensivo, la FIFA ha aprobado una nueva modificación, que si bien no será obligatoria por el momento, sí se probará la 2023/2024 en divisiones inferiores de países como Italia, Suecia o Países Bajos.

Fuera de juego

Según la norma actual, la imagen de la izquierda se considera en línea y la de la derecha, fuera de juego. La ‘Ley Wenger’ sostiene que ambas son reglamentarias, al considerar en línea la de la derecha.

El artículo 11.2 del fuera de juego dictamina que “un jugador estará en posición antirreglamentaria si cualquiera parte de su cabeza, cuerpo o pies se halla más cerca de la línea de meta contraria que el balón y el penúltimo adversario”. Es decir, que estaría habilitado un delantero que tuviera cualquier parte, excepto las manos, en línea con cualquier parte del defensor.

Por tanto, podría haber en torno a un metro de diferencia entre lo que se considera en línea sin la ‘Ley Wenger’ y lo que defiende esta modificación en el reglamento. Puede parecer poca distancia, pero sería sustancial como para que esto afecte de lleno en los desmarques del delantero y la forma de perfilarse y achicar de los defensores. Lo lógico es que provoque que los centrales reculen más. Muy complicadas de compatibilizar entre sí, por tanto. El tiempo dirá si esta novedad viene para quedarse.

Ir al contenido