Castillo árabe Albacete Alcalá de Júcar
Turismo

El pueblo de Albacete con un castillo árabe y un anochecer único

El encanto forma parte de los pueblos. Todos tienen en común que son sitios de paz y de tranquilidad, un aire fresco para escapar unos días de las ciudades y su continuo ajetreo. Así, ya sea en temporadas como esta de frío, podemos adentrarnos en lugares idílicos como Alcalá del Júcar, un pueblo situado en Albacete, que está considerado como uno de los más bonitos de España.

Este es el pueblo más bonito de España, según National Geographic

De hecho, está incluido entre los 50 pueblos más bellos según la famosa revista National Geographic. Esta publicación destaca su aspecto «surcado por el cauce de los ríos Júcar y Cabriel».

Alcalá del Júcar, símbolo de la Manchuela albaceteña

La revista internacional, que ha realizado a través de esta selección un viaje por la España rural y por sus principales pueblos, en los que encontrar «lugares Patrimonio de la Humanidad y degustar algunos de los principales platos de nuestra gastronomía», ha destacado de Alcalá del Júcar su insólita localización y su singular apariencia.

Este pueblo de Albacete no es solo el símbolo de la Manchuela albaceteña, sino el lugar ideal para una escapada rural de fin de semana perfecta, en familia o en pareja.

Las vistas del pueblo que se encarama por la ladera de la montaña, su castillo arriba del todo y la erosión que el cañón del Júcar ha realizado a las rocas calcáreas durante siglos, adelanta que nos encontramos en un lugar muy especial y con mucha historia.

Un pueblo de Albacete con un castillo musulmán

De lo más fotogénico, su belleza es única gracias a que sus casas blancas han sido excavadas en la roca. Además, cuenta con monumentos impresionantes como el puente romano, el castillo de origen musulmán, la ermita de San Lorenzo y la iglesia de San Andrés Apóstol, paradas obligatorias para cualquier visitante.

La importancia del lugar, como zona de paso, ha marcado su historia, favoreciendo la ocupación del lugar desde la Prehistoria. Pero sin duda es su castillo árabe uno de los puntos que más llaman la atención de esta comarca de Albacete.

Alcalá de Júcar Albacete encanto

Situado sobre la hoz del Río Júcar, este castillo constituía una gran fortaleza hasta que Alfonso VIII de Castilla, en el año 1213, lo recuperara definitivamente para su corona. Persiste la leyenda del moro Garadén que vivió un amor, tan intenso como trágico, con Zulema. Actualmente la visita al castillo es obligada, no sólo por las vistas, si no por el entretenido pasea hasta la cima.

También vale mucho la pena prestar atención a las casas blancas de este pueblo de Albacete, cercanas a este castillo árabe, muchas de ellas convertidas en casas cueva, convertidas en un entramado estructural que forma Alcalá del Júcar. Conforman uno de los elementos más característicos de este pueblo albaceteño.

El puente sobre el río, de origen romano y reconstruido en el siglo XVIII, ofrece una bella vista y da acceso a la iglesia parroquial de San Andrés, de los siglos XVI y XVIII, con pórtico de entrada neoclásico. Al otro lado del río, en el cerro, se alza una su curiosa plaza de toros, única por su situación, construcción y forma irregular.

Actividades en Alcalá del Júcar (Albacete)

No por tratarse de un pueblo todo son paisajes y tranquilidad. En Alcalá del Júcar se pueden hacer diferentes actividades, tanto terrestres como acuáticas. Desde llevar una piragua por aguas tranquilas o hacer rafting familiar, hasta descenso de barranco acuático o rafting por aguas bravas. Este pueblo de Albacete lo tiene todo. Otra de los pasatiempos más curiosos son la espeleología, el paintball o la escalada.

Ir al contenido